Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

A juicio por no devolver a su novia 11.000 euros y robarle joyas de su casa por 3.780 euros

La Fiscalía de Valladolid solicita una condena global de cinco años y medio para el acusado.

Fiscalía de Valladolid solicita una condena global de cinco años y medio de prisión para Francisco Javier P.Z, quien, presuntamente, convenció con distintas artimañas a su entonces novia para que le prestara cantidades de dinero por importe superior a los 11.000 euros que no tenía intención de devolver y, además, se apoderó en el domicilio de su pareja de joyas por valor de 3.780 euros.

 

En su escrito de calificación provisional, la acusación pública considera que los hechos, que serán objeto de juicio este jueves, 20 de noviembre, en la Audiencia de Valladolid, son constitutivos de un delito continuado de estafa y de otro de hurto, con lo que, además de los cuatro años de cárcel por el primero y un año y medio por el segundo solicita una multa de 1.440 euros y el pago de una indemnización global de 14.780 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los hechos investigados se circunscriben al periodo entre el 21 de abril de 2009 y el 31 de diciembre de 2009, en el que el procesado, aprovechando la relación sentimental que mantenía con la víctima, María Begoña S.M.B, logró que esta última le entregara distintas cantidades de dinero hasta un total de 11.000 euros, la mayoría mediante trasferencia bancaria, con la excusa de que se trataba de préstamos pero que, como así sostiene la acusación pública, nunca tuvo intención de devolver.

 

Pero además de las argucias que el acusado utilizaba para convencer a su pareja para que le adelantara dinero, a la que incluso contó en una ocasión que había socorrido a tres personas en un accidente y que luego éstas le habían robado todo lo que llevaba, el Ministerio Fiscal le imputa también el hurto, el 21 de diciembre de 2009, en el domicilio de la víctima de un reloj de oro Pierre Cardin, una gargantilla y dos alianzas de oro de su propiedad por valor de 3.780 euros.

 

El procesado había obtenido previamente las llaves de la casa de su novia, en el Paseo del Jardín Botánico, argumentando que iba a trabajar en la Junta de Castilla y León durante unos meses en comisión de servicios. Por ello, le pidió a su pareja que le diera la clave de la alarma de la casa, que ésta le envió por SMS y que el procesado utilizó para entrar en la vivienda, ayudado de las llaves previamente obtenidas, para hacerse con las joyas que encontró en el inmueble.