A juicio en Valladolid dos presuntos estafadores que vendieron dos multiplicadores solares por 224.000 euros

TRIBUNA

Los hechos se dieron en verano de 2008 y nunca se llegaron a entregar. Este miércoles se celebra la vista y se solicita la devolución del dinero más intereses.

La Fiscalía de Valladolid solicita dos años y nueve meses de cárcel para cada uno de los dos acusados, Raúl P.H. y Daniel R.A, como autores de un presunto delito de estafa cometido en el verano de 2008 sobre una pareja, titular de la empresa Meridiano Norte Sostenible S.L, a la que vendieron dos multiplicadores solares que nunca llegaron a entregar, pese a percibir de las víctimas más de 224.000 euros.

 

El juicio por estos hechos se celebrará el próximo miércoles, día 16 de diciembre, en la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid. A mayores de la referida pena privativa de libertad, la acusación pública solicita que ambos procesados indemnicen a las víctimas, de forma conjunta y solidaria, con la cantidad supuestamente estafada, más lo intereses legales correspondientes, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los dos acusados contactaron en 2008 con los titulares de Meridiano Norte Sostenible S.L, Jeremías de L.G. y María Ángeles A.M, quienes habían promovido varias sociedades familiares para gestionar la instalación de 'huertos solares', cuya autorización administrativa se hallaba en tramitación.

 

Durante una reunión celebrada en El Torreón de Tordesillas, restaurante que regentaban Jeremías y su esposa, los presuntos estafadores se presentaron como representantes de la empresa Grupo Internacional Panibat S.L. y dijeron dedicarse a la venta, en exclusiva para España, de placas y multiplicadores solares de la firma Menova Energy Inc, firma canadiense de la que mostraron un catálogo y les indicaron que les convenía la adquisición de dos multiplicadores por los que debían adelantar el 20 por ciento del precio total para recibir el pedido.

 

Los acusados aseguraron haber contactado con la empresa canadiense, que tenía dispuestos los equipos para ser enviados, e indicaron que si la trasferencia se hacía de inmediato el pedido estaría en España en septiembre, ante lo cual Jeremías de L.G. aceptó realizar la operación y efectuó un ingreso de 224.640 euros en una cuenta de la Caixa que le facilitaron los primeros y que éstos, supuestamente, incorporaron a su patrimonio personal, sin haber realizado gestión alguna para la llegada de los equipos prometidos y sin haber devuelto tampoco el dinero recibido.