A Ebert se le acaba el crédito

El jugador alemán permanece apartado del equipo a la espera de su futuro, que sigue sin estar nada claro. Mainz 05 y el Spartak de Moscú, sus probables destinos.

El futuro de Ebert sigue siendo un auténtico misterio, a pesar de que los acontecimientos en cuanto al color de la camiseta que vestirá lo que resta de temporada se hayan precipitado. El presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, informaba a Tribuna de Valladolid este lunes por la tarde de que “no había habido novedades en el tema Ebert”, pero a la velocidad a la que está ocurriendo todo, dicha expresión no tiene mucho sentido.

 

El extremo diestro sigue entrenando apartado del grupo después de su rebeldía del sábado horas antes de que el equipo se jugase los cuartos ante el Villarreal, pero a pesar de que él esté parado sobre el terreno de juego, no se puede decir lo mismo de las ofertas que le llegan al club blanquivioleta para llevarse a un jugador que, todo hay que decirlo, cuenta con una calidad magnífica en sus botas.

 

El último en unirse a la puja ha sido el Spartak de Moscú, conjunto que previsiblemente jugará en Europa la temporada que viene y que podría ser el próximo destino de Ebert. Aunque Carlos Suárez lo dejó bien claro; el club no vende por menos de lo que él considere oportuno, y el precio a pagar es de un millón de euros. ¿La cantidad que ha ofrecido el Spartak? Desconocida aún.

 

Justo al contrario que la oferta del Mainz 05 alemán, quien ya lleva en contacto con el club desde hace varios días. Al contrario que Friburgo y Hannover, la apuesta del Mainz ha sido bastante más en serio, hasta el punto de llegar a ofrecer una puja que ronda el medio millón de euros. Pero Suárez es tajante, un millón como poco.

 

Así las cosas, Ebert sigue apartado del resto de la plantilla, hasta el punto de que ni siquiera se cambia en el mismo vestuario que sus compañeros, sino en las instalaciones del árbitro en el estadio José Zorrilla.

 

Y por no hablar de que, por supuesto, existe la posibilidad de que el alemán termine por cumplir su contrato y se quede en Valladolid hasta junio. Un conflicto que tiene pinta de seguir palpitando hasta que acabe el mercado de invierno el viernes… e incluso más allá.

Noticias relacionadas