9.995 sombreros al aire para un récord festero, culinario y olímpico

Foto: BORIS GARCÍA

La ciudad de Valladolid con 9.995 personas lanzando sombreros simultáneamente al aire ha intentado batir un nuevo récord Guinness, aunque serán los jueces de esta organización los que decidirán de manera oficial si se ha conseguido alcanzar la marca mundial.

La coordinadora de peñas de la ciudad vallisoletana organiza cada año un intento de batir un récord durante las fiestas patronales y los vecinos han vuelto a acudir a la llamada en la céntrica Acera de Recoletos.

 

Al contrario que en otras ediciones, en la de 2013 no ha podido acudir ningún juez del récord Guinness, por lo que la organización enviará fotografías, vídeos y otra documentación a la sede en Londres para que los jueces decidan si Valladolid consigue el récord del mayor número de personas lanzando sombreros simultáneamente.

 

A las seis de la tarde se abría el plazo de inscripción para los participantes, a los que se ha entregado de manera gratuita un sombrero de cocinero, aunque cada persona podía llevar su propio gorro de este tipo o de otros estilos.

 

Pasadas las nueve y media de la noche y tras varios ensayos, los asistentes han lanzado simultáneamente sus sombreros al grito de "Madrid 2020" para apoyar la candidatura olímpica e intentar batir una marca que hasta ahora ostenta Tokio (Japón) con 1.173 personas.

 

Un notario ha certificado que las personas inscritas en el nuevo intento de Valladolid por entrar en el libro Guinness han sido 9.995.

 

El presidente de la coordinadora de peñas de Valladolid, Juan Antonio Bermejo, ha explicado que la organización ha entregado sombreros de cocinero haciendo un guiño a la gastronomía de la ciudad.

 

En 2012 unas 15.000 personas batieron el récord de el mayor número de personas manteniendo balones de playa en el aire y en 2010 el de mayor número de personas ondeando banderas, con cerca de 35.000, incluido el popular Manolo el del Bombo.

 

Otros años las marcas mundiales han sido de personas chupando helados o caramelos con palo, de batalla con pistolas de agua o de personas inflando globos.