Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

4,2 millones para contratar cuadrillas helitransportadas contra los incendios

Archivo.

La Junta invertirá más de 4 millones de euros para contratar las 26 cuadrillas que se repartirán para el dispositivo de 2017 entre diez bases aéreas de Ávila, Burgos, León, Salamanca, Segovia y Zamora.

El Consejo de Gobierno ha aprobado esta mañana la contratación del servicio de lucha integral contra incendios forestales para el año 2017, a través Equipos de Lucha integral contra incendios forestales (ELIF A cuadrillas helitransportadas y ELIF B cuadrillas de prevención), que operarán desde 10 bases ubicadas en las provincias de Ávila, Burgos, León, Salamanca, Segovia y Zamora por un importe de 4.220.128 euros. En estas bases trabajarán 26 cuadrillas especialistas helitransportadas. Se va a disponer de cuadrillas ELIF A durante entre 3 y 4 meses con finalidad principal de primer ataque y extinción helitransportada de incendios forestales y un máximo de 6 meses en tareas de prevención, en los que el personal también estará disponible para acudir a incendios.

 

Las cuadrillas helitransportadas constituyen un elemento fundamental en el operativo de incendios forestales por su rápida y especializada actuación en la extinción de los mismos y por la importancia del trabajo preventivo que realizan fuera de las épocas de mayor riesgo de incendios. En todos los casos las cuadrillas deberán estar preparadas para embarcar en los helicópteros en menos de cinco minutos, o acudirán a los incendios por otros medios cuando no existe disponibilidad de helicóptero fuera de la época de peligro alto.

 

El operativo contra incendios forestales dispone de 31 medios aéreos ubicados en Castilla y León, 21 helicópteros de la Junta de Castilla y León, 5 helicópteros y 5 aviones del MAGRAMA, a los que se suman el resto de medios aéreos del Estado con actuación preferente en la Comunidad. La efectividad de estos medios en extinción aumenta cuando acuden acompañados de equipos especializados como son los objetos de contrato.

 

Las cuadrillas especializadas estarán en las diez bases repartidas en las provincias de Ávila, Burgos, León, Salamanca, Segovia y Zamora, cada una de ellas contará con vehículos todo terreno, herramientas y equipos de protección individual,  y su disponibilidad en  oscilará entre los 92 y los 214 jornales en la época de peligro alto, según los condiciones de riesgo y meteorología

 

Las bases a las que irán destinadas las cuadrillas helitransportadas son Cebreros, en Ávila; Medina de Pomar, en Burgos; Cueto, Rabanal y Camposagrado, en León; El Bodón, El Maíllo, en Salamanca; Las Casillas, en Segovia; y Rosinos de la Requejada y Villardeciervos, en la provincia de Zamora.  Cada base dispondrá de tres cuadrillas (turnos de mañana tarde y descanso), a excepción de Medina de Pomar y Las Casillas, que contarán con una. El número de integrantes de cada cuadrilla oscilará entre cinco y ocho personas, en función de la época del año, entre técnicos capataces y peones especializados.  

 

Con independencia de la tarea principal de extinción de incendios forestales y siempre que no sea necesaria su intervención, las cuadrillas deberán llevar a cabo, en época de peligro alto de incendios, durante los periodos de permanencia en las bases, trabajos de entrenamiento y formación especializada en extinción, de arreglo, orden y limpieza de la base. Fuera de la época de máximo riesgo, está prevista la realización de tratamientos selvícolas, su participación en quemas controladas y otras tareas que los Servicios Territoriales estimen prioritarios de la provincia donde se ubique la cuadrilla.

 

La distribución del presupuesto de 4,2 millones de euros entre las bases es la siguiente: Cebreros, 356.848 euros; Medina de Pomar, 285.385 euros; Las Casillas, 232.861 euros; El Bodón, 386.089 euros; El Maillo, 498.114 euros; Camposagrado, 494.556 euros; Cueto, 517.970 euros; Rabanal del Camino, 428.166 euros; Rosinos de la Requejada, 509.518 euros y Villardeciervos, 510.618 euros.

 

La prevención y lucha contra los incendios forestales en Castilla y León es una directriz esencial de la política de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente concebida como un servicio público fundamental para la Comunidad. Los presupuestos aprobados este año han consolidado el incremento de la duración media del trabajo preventivo de las cuadrillas.