Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

40 horas cortando más de 200 kilos de 36 jamones: Goyo Pérez, récord Guinness

BORIS GARCÍA

El vallisoletano Goyo Pérez supera las 33 horas cortando jamón en la plaza Mayor de Valladolid y supera la marca mundial que ostentaba el pacense Francisco Javier Aguza.

40 horas cortando más de doscientos kilos de 36 jamones. Así ha sido el récord del jamonero Goyo Pérez que es ya oficialmente récord Guinness de cortar jamón. Esta madrugada ha superado  las 33 horas y 3 minutos de la marca anterior que ostentaba el pacense Francisco Javier Aguza. Su reto se inició en la Plaza Mayor el pasado viernes a las nueve de la noche y a pesar de llevar dos noches sin dormir, el vallisoletano no cesó de lonchear ibérico hasta el medio día.

 

Goyo, acompañado de familiares y amigos, tras superar el récord se encontraba exultante. Su estado físico es bueno, aunque las horas de trabajo han hecho mella en el vallisoletano que se va a ‘marcar’ 36 jamones, o lo que es lo mismo más de doscientos kilos de este manjar en lonchas. No obstante, la prueba ha sido muy dura y ayer sábado, al filo de las seis de la tarde, a punto estuvo de abandonar afectado por el excesivo calor. 

 

Quizá le pasó factura el inicio arollador que tuvo, acumulando fases de cuatro horas para descansar veinte minutos que le pudieron pesar en las horas más calurosas del día, cuando su reto rozó el abandono.

 

El cortador vallisoletano ha dispuesto de cinco minutos de descanso por cada hora de trabajo con un máximo cuatro bloques acumulados. Es decir, para descansar veinte minutos seguidos ha estado cortando jamón durante cuatro horas consecutivas. Todo ello en la Plaza Mayor, en el espacio acondicionado conjuntamente con Onda Cero Radio, la emisora que ha participado en la organización. Además, la prueba ha sido grabada de manera íntegra para realizar todas las comprobaciones posteriores. 

 

Asumir la prueba es el punto culminante de una preparación que se ubica desde hace un año y medio, cuando decidió afrontar el batir el récord. "Me he puesto manos de un equipo de trabajo que me ha marcado las pautas. De entrada, mi médico de cabecera me obligó a rebajar mi peso y he perdido 23 kilos para pasar de los 110 que tenía a los 87 actuales", decía en los días previos a Tribuna. Esa ha sido la primera prueba superada, con ayuda de un nutricionista. Después, trabajo físico porque la ejecución de movimientos es muy exigente con castigo para rodillas y lumbares. Todo ello vigilado por un fisioterapeuta que controla su evolución trazada con un exigente nivel de entrenamientos.

 

"A las seis y media de la mañana hacemos la primera sesión con flexiones, abdominales o mancuernas para potenciar las zonas de mayor influencia", cuenta Goyo desde una enorme ilusión mezclada con dosis de precaución.

 

El protagonista de esta historia regenta 'La despensa de Caño Argales', un establecimiento de productos de calidad situado en la calle Ferrocarril. El Guiness no le aparta de la realidad de su negocio, pero cuando baja la persiana continúa con el entrenamiento. "A las diez y media de la noche salgo a correr o andar entre 8 y 10 kilómetros, pero el fin de semana intensifico y suelo hacer 25 kilómetros en bicicleta". Todo ello controlado con análisis regulares dentro de un marco de preparación ideado para cumplir el objetivo.

 

Un millar de raciones del suculento manjar se degustarán el domingo 7 en la Plaza Mayor de manera gratuita después de recoger el ticket correspondiente en su tienda de la calle Ferrocarill. El resto se distribuirá entre ONG´s y comedores sociales de Valladolid.