301 años de devoción al Señor de Valladolid

Cientos de personas participan en el solemne Besapié del Nazareno de Valladolid, considerado como el acto que marca el inicio de la Semana Santa.

Quedan tres semanas para Viernes Santo, pero el ambiente de la Pasión ya se ha instalado en Valladolid. Quizá una de los rituales más tradicionales en los días previos es el solemne Besapié al Nazareno de Valladolid, que todos los años cuenta con una afluencia masiva.

 

“En esta edición se cumplen 301 años de esta tradición, que se lleva a cabo siempre quince días antes del Viernes de Dolores; para nosotros y para la ciudad este acto marca el inicio de la Semana Santa", tal y como confirma Luis Cabezudo, vicecontador de la cofradía. Las largas colas no son ápice para que los fieles accedan al camarín del retablo mayor, donde se encuentra ubicada la imponente talla de Jesús Nazareno.

 

Un beso, una pequeña oración y mucha emoción en todos los afortunados que, año tras año, cumplen con este ritual. La iglesia estará abierta prácticamente hasta las once de la noche, de manera ininterrumpida, para que todos los fieles puedan cumplir con esta devoción. “A veces te sorprende la gente, porque somos muy dados a catalogar a las personas, y por aquí pasan jóvenes, mayores y gente de todo tipo. Personas que demuestran tranquilidad de espíritu”, explica Felipe Cifuentes, mayordomo del Nazareno.