Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

19 familias se encierran en dos sucursales de Caja España y Caja Laboral para reclamar una salida a sus desahucios

En total son 45 las personas que exigen una negociación a sus deudas tras haber sido desahuciados de sus viviendas. No saldrán dicen hasta que los responsables de las sucursales se sienten a negociar.

Un total de 19 familias vallisoletanas se han encerrado este mediodía en dos sucursales de las entidades financieras de Caja España-Caja Duero y Caja Laboral, en Plaza España, para pedir soluciones al desahucio de sus viviendas. En total son 45 personas las que se han encerrado en las dos oficinas bancarias y según han confirmado desde la Plataforma Stop Desahucios del 15M no abandonaran su encierro hasta que los directivos de ambas cajas no ofrezcan “una negociación real”.

 

Su encierro comenzaba al filo de las 12 de la mañana. Treinta personas de diez familias diferentes entraban en la sucursal de Caja España-Caja Duero, en la citada Plaza España de la capital vallisoletana. A pesar de las buenas palabras y del trato exquisito de los responsables de la oficina, desde Caja España ya se les ha transmitido la imposibilidad de la negociación.

 

 

Algo muy similar ocurría en la oficina de Caja Laboral, situada precisamente enfrente de la de Caja España-Caja Duero. Allí un total de quince personas de nueve familias exigían un pacto de sus deudas, ante la pérdida de sus viviendas. Según Luis Pastor, de la plataforma Stop Desahucios del movimiento 15-M, el trato recibido en esta oficina ha sido “denigrante”. “No les han dejado usar los aseos, les ponen la calefacción a tope, luego se la cortan...”, relataba Pastor, quien también confirmó que la Policía Nacional impidió que un mayor número de manifestantes accedieran al interior de las oficinas.

 

Pastor, asimismo, dice que lo que pretenden los afectados es negociar la deuda “abusiva” que tienen contraído con las diferentes entidades financieras. “Son familias a las que a la mayoría ya les han subastado su vivienda y aún tienen que pagar la deuda, incluso con el desahucio de las viviendas con las que avalaron la compra de sus casas”.

 

Luis Pastor insiste en que las dos cajas llevan más de tres años sin sentarse a negociar y que ahora estas familias no cejarán hasta que los responsables de ambas cajas se sienten a negociar. 

Noticias relacionadas