'16+1': dos años esperando vehículos nuevos y escasez de equipamiento

Una imagen de la última concentración de protesta de los bomberos de Salamanca.

Mientras arrecian las críticas por la inversión en la 'torre de fuego', los bomberos denuncian la precariedad de su material. El Ayuntamiento lleva dos años sin sacar adelante un contrato para dotar de nuevos vehículos al cuerpo por el que no quiere ofrecer más de un millón de euros.

Muchas alegría en el gasto para unas cosas... y muy poca para otras. Esto es lo que se percibe en la inversión que el Ayuntamiento ha hecho en los últimos años en el equipamiento y medios del parque de Bomberos. Y mientras se paga alegremente un millón de euros por las intalaciones 'fantasmas' de la famosa 'torre de fuego', los bomberos denuncian la escasez de material y la preocupante veteranía de sus vehículos, para cuya renovación el Ayuntamiento ha lanzado dos ofertas, insufientes en cuantía económica para lo que se requiere según los expertos, y que han quedado desiertas.

 

En su pulso al alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, los bomberos de Salamanca han puesto sobre la mesa las malas condiciones de renovación de su material y, muy especialmente, de los vehículos que usan. Denuncian su veteranía y, especialmente, su mal mantenimiento y apuntan un hecho que pudo llegar a convertirse en algo más que una anécdota: el año pasado, tras un reventón en uno de los camiones de extinción, comprobaron que la cubierta afectada tenía 17 años y que iba acorde con la edad del vehículo...

 

El mantenimiento y renovación del parque de vehículos del cuerpo de bomberos es objeto de contrato público, pero el Ayuntamiento lleva dos años sin sacar adelante la licitación para dotar al cuerpo de varios vehículos nuevos. El primer intento data, curiosamente, de finales de 2011. Entonces cumplía el plazo para ejecutar la subvención que el entonces consejero de Interior y Justicia, Fernández Mañueco, había dado por más de 600.000 euros para el nuevo equipamiento de la 'torre de fuego' en el que el Ayuntamiento acabó gastando más de un millón de euros. 

 

Por casi la misma cantidad, 1.016.949,15 euros, el Ayuntamiento publicaba una licitación para comprar cuatro vehículos para el servicio de extinción. Semanas después, el 13 de enero de 2012, se declara desierta la licitación porque no ha concurrido ninguna empresa. Según los expertos, algo lógico teniendo en cuenta las condiciones del contrato. Se trata de un arrendamiento con opción de compra de 4 vehículos de extinción con unas características que, según los expertos, hacían casi imposible que nadie pudiera servirlos por el precio estipulado. Un camión de bomberos pequeño para intervenciones urbanas puede costar 250.000 euros y los de mayor tamaño, como los que usa el parque salmantino, puede superar los 500.000 euros. Semanas después, en febrero de 2012, el Ayuntamiento adjudicaba un contrata por 1,5 millones de euros para renovar el parque de la Policía Local, con un licitación para proporcionar 28 vehículos para los agentes y dos de representación.

 

El Ayuntamiento volvió a la carga en noviembre de 2012 con una nueva licitación para proporcionar tres vehículos de extinción (una autobomba urbana, otra rural y una nodriza) para el servicio de extinción de incendios de la capital, pero cambia la opción de compra por el arrendamiento. Lo que no cambia mucho es la cantidad: se estipulan unos 20.000 euros al mes por el alquiler de los tres vehículos y cinco años de duración de contrato. En total, algo más de 1,25 millones de euros. Solo una empresa concurre para proporcionar el primer lote, la autobomba urbana, pero se desestima la oferta por no cumplir las exigencias técnicas. Y nadie hace oferta por los otros dos vehículos. Así que, mientras se mejorar el contrato, los bomberos de la capital seguirán usando sus veteranos vehículos.

 

MATERIAL VETERANO

La situación redunda en las quejas que sobre la actualización del equipo con el que trabajan plantean los bomberos. Según fuentes de la plantilla, es habitual que se demore la renovación del equipo y que los agentes trabajen con botas, casco, cuerdas o equipos de protección contra el fuego bastante veteranos. Aquí el Ayuntamiento sí contrata anualmente la dotación de equipamiento para Policía Local y Bomberos, pero estos denuncian que es frecuente que no se ejecute buena parte de lo contratado.

 

Actualmente, el Ayuntamiento tiene abierta un concurso para adjudicarse el contrato de suministro de nuevo equipamiento por algo más de 27.000 euros y al que solo se ha presentado una empresa; incluye, entre otras cosas, proporcionar 10 cascos, seis chaquetones, seis petos, siete cazadoras y 60 pantalones.