El 1 de diciembre, un gran día

Me había levantado como todos los días y no me duché a primera hora porque ese día en mi agenda marcaba algo importante y tenía que más/menos arreglarme para asistir a la invitación.

Así que cogí a mi Balis y como todos los días le llevé al jardín de al lado y como todos los días allí se solazó y descargó. ¡¡¡¡Qué guapo es mi Balis!!!

 

Luego normal todo. Desayuné. Bajó mi Chus. Leí lo que ya no lee casi nadie, la prensa del día, y ví el noticiero por no ver lo de Sálvame.

 

Me mensajeó y mensajeé al que me había invitado pues este día eran 55 en su CV… joher 55… qué buen   mozo es el Javi.

 

Y me mandó su Audi de poco gasoil pero que carga combustible con el Phone chivito (verdad don Mauri que carga…?) y fuimos todos juntos al lugar del ágape carretera de Salamanca pero bastante más allá del llamado Jamaica.

 

Entramos por la Puerta Grande, me quedó la duda en ese momento de como sería la salida… si por la misma puerta o jodido por la ventana detrás de alguna mosca… porque coño alguna si que había.

 

Y en la mesa del señorito hubo ocho, que pena faltaron cinco para que pareciera la mesa del Señor.

 

No hubo cordero pero hubo un cocido made “in Alaejos” que saltaban las lágrimas… según se iba acabando claro. Sopa, garbanzos del lugar, carnes, no tantas como donde la Maruja pero suficientes y hasta canónigos o monjes no granaiiinos. Y además vino. Un vino elegante del buen amigo Marquitos (Joher Marquitos y no dejes a Tomás en casa que entonces se pone muy difícil ganaros….) Ofrecieron postres artesanos y alguna probó un mus antes de darla, que la dieron bien, el mus final… pero bueno eso es cosa de los ángeles…

 

Y a un servidor las manos del destino, he dicho las manos…, cómo lo hará este tío que siempre sale como a él se le pone en las pelotas, pues me tocó contra él y el del vino aunque estuve bien acompañado por el del gobierno.

 

Y jugamos y jugamos hasta que la autoridad dijo basta tengo trabajo… ¡es raro que la autoridad tenga trabajo…! pero lo dijo y los demás obedientes pues todavía no PODEMOS creer en otra cosa jugamos el quinto juego a morir…

 

Y como el que suele tener la baraja esta vez también la tuvo pero falló por una vez en la vida falló en su reparto,  a uno les dio para ganar y al contrario que fue él mismo y el del vino, para no ganar…. (por favor nunca para perder… sólo para no ganar).

 

Y colorín, colorín, nunca coloraoo,  don Angel usted ya ví que a la del mus en copa la dio mus y medio… pero el del gobierno se fue tan contento pues hasta se le olvidaba  la pelliza (esto no es porque tenga afinidad en el pueblo de al lado sino porque la llevaba) y a un servidor, ya no servidor, me había ganado que me trajeran a casita en dirección contraria a la que habíamos ido horas antes.

 

Que gran día. VUELVE UNO DE DICIEMBRE. No por los garbanzos, que estaban de PM, ni por el escabeche… SINO POR LA LATA.

 

2 DIC 2014

NOTA:

Toda coincidencia con la realidad es verdad.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: