Roxana arans original

Vinum Vitae

Roxana Arans Sánchez
Blog de Roxana Arans Sánchez. Vinos. Noma

Thirteen things, by Alfredo Maestro

Disfrutando de mis vacaciones de primavera he dado un salto de Copenhague a España y he aprovechado para hacer una visita a la bodega de un amigo del que ya hace tiempo os hablé en un artículo dedicado a los vinos naturales.

 

Se trata de Alfredo Maestro, elaborador de vinos que seduce paladares y pituitarias allí por donde pasa, lanzado últimamente a la conquista del mundo... y me da en la nariz que hay mucho mundo que empieza a anhelar sus vinos...

El caso es que este sábado me presenté en sus dominios de Peñafiel, y allí andaba con las manos en la masa, o en el vino mejor dicho, trasegando, entre barricas y depósitos colmados del vino, y con la misma filosofía de siempre, cuidando el campo con respeto de forma natural, rescatando antiguas viñas aquí y allá, sin tener en cuenta si los viñedos están en territorio de la Denominación (que en realidad poco le importa) y teniendo una fe ciega en lo que las levaduras autóctonas pueden aportar a sus vinos, demostrando a tantos incrédulos productores de grandes y comerciales bodegas que estos pequeños seres que llegan a la bodega junto a las uvas se bastan ellas solas para convertir el mosto en ese delicioso vino marca “Alfredo”.

 

Es verdad que la bodega de Alfredo no es, ni pretende ser una bodega grande para abastecer a muchos mercados, esa es también una de sus esencias y de su buen hacer, la cantidad suficiente que le permita seguir con su manera de hacer vinos, controlando el campo y el vino en primera persona.

 

Desde la última vez que hice una visita hay vinos que continúa haciendo con una continuidad como su Almate, Guindalera, Olmera... pero hay otros que todavía no había probado, así que directamente de los depósitos antes de ir a las barricas catamos unos “Tempranillos” de la zona de Valtiendas, con cepas que crecen en altura, otros de la zona de Peñafiel, ambos diferentes pero potentes, con fruta esperando que las barricas sepan darle la redondez que necesitan.

 

Y como le gusta experimentar, lleva un par de años haciendo blanco con uva “Albillo” (Lovamor) y un rosado con el bonito nombre de “Amanda” con el que sedujo (en el buen sentido, se entiende...) a una de las mejores conocedoras de los vinos naturales en todo el mundo, Alice Feiring.

 

También está inmerso en un bonito proyecto en el que participa de forma con una ONG y sacan al mercado un vino cuyos beneficios íntegros se dedican a ayudar al desarrollo en regiones africanas...por cierto, creo recordar que en el anterior artículo decía que Alfredo era “un loco perdido del campo” un “Robin Hood” pues eso …

 

Y hay más cosas que espero tener la oportunidad de probar, como una de sus últimas sorpresas que ha motivado el título de este post, “La Cosa”....vinos dulces del que va camino de embotellar la segunda cosecha...y así contamos hasta trece vinos diferentes, de aquí y de allá, con Tempranillo, Garnacha, Albillo, Merlot...cada uno con su particularidad pero todos con la misma alma y pasión, la que Alfredo pone en cada uno de ellos, su alma de “winemaker”, su magia, la magia que Ariadna Rolich intuyó cuando se refirió a él como “ A Magician in the Duero”...y es que los vinos de Alfredo empiezan a hablar inglés, ya que parte de su producción se la lleva a Estados Unidos uno de los importadores americanos más importantes de vinos naturales, me refiero a José Pastor.

 

Y ahora si me lo permitís me quedo con las dos “Cosas” que podéis ver en la foto y de la que os cuento un poco su historia:

Resulta que el 2011 vendimió en Enero unas cepas para hacer un vino dulce que tuvo ese nombre, “La Cosa-The Thing” es esa botellita  que en lugar de etiqueta o mejor dicho por etiqueta lleva un escrito a mano con su nombre, y junto a esa “Cosa” de 2011 veréis en la foto otra “Cosa” de 2012, que aún sin embotellar me he traído para casa como comprobáis en una botella improvisada. Esta “Cosa” tiene otra historia: resulta que no parecía que las uvas podían aguantar mucho en las cepas para hacer una vendimia tardía y ni corto ni perezoso se montó un sistema de redes para secarlas...de verdad es que nada le para y ahora tiene un blanco dulce con una acidez espectacular...

 

Si os pica la curiosidad y queréis saber algo más de su trabajo aquí os dejo su página web http://alfredomaestro.com/

 

Desde Copenhague con amor...

 

Taninoverde@hotmail.com
@Roxtaninoverde
Roxana Taninoverde  

Comentarios

Mvinyo 07/04/2013 14:12 #1
Vaya Roxana cuánto tiempo sin verte por estas páginas...me alegro que vuelvas a ilustrarnos con su sapiencia sobre el vino. Me has puesto los dientes largos con los vinos de este hombre,me temo que por estas tierras no parecen fáciles de conseguir pero investigaré un poco.Por cierto parece que los vinos naturales se están afianzando como una apuesta firme en el mercado.no? y por lo que has contado otras veces en Dinamarca también verdad? Bueno, pues esperando tu próximo artículo...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: