Roxana arans original

Vinum Vitae

Roxana Arans Sánchez
Blog de Roxana Arans Sánchez. Vinos. Noma

De la tierra al corazón

Esta semana , como os prometí la anterior, continuaré con más burbujas, esta vez burbujas españolas, concretamente hoy os hablaré del Cava, de historias, curiosidades y algunos truquillos que conviene saber en torno a este magnífico vino. Si bien hay que reconocer que el origen del método está en Francia , también es justo reconocer que el tesón y el buen hacer de viticultores españoles ha conseguido encumbrar al Cava a la primera fila mundial de este tipo de vino, llegando incluso en ocasiones a hacerle sombra al gran Champagne.

Primero conviene decir que la elaboración del Cava es la misma que la del Champagne ,que ya os comenté con cierto detalle la semana pasada, es el llamado Método Champanoise o tradicional.

Esta historia tiene su comienzo en la misma época que su hermano mayor, el Champagne, empezaba a colonizar el mundo de la mano de las míticas Krug, Bollinger,etc es decir en el siglo XIX.

Por aquella época la filoxera ya había cambiado de un €œplumazo€ la viticultura española y este nuevo paisaje y la perseverancia de unos avanzados de aquella época dieron como resultado el primer vino €œachampagnado€ español.

Corría el año 1872 cuando las primeras botellas vieron la luz, traídas de la mano y el buen hacer de D. Josep Raventós i Fatjó,propietario de la hoy famosa marca Codorníu en la capital indiscutible del Cava, Sant Sadurní d'Anoia, en la cual a día de hoy se elabora cerca del 70% del Cava que sale al mercado.

Aunque bien es cierto que es indiscutible que el Cava tiene alma catalana, esta curiosa Denominación de Origen extiende su influencia por varios territorios de España, que además de por supuesto Cataluña, da sus frutos en La Rioja, Álava, Zaragoza, Navarra, Valencia y Badajoz. Es decir, que si vemos una botella de Almendralejo que tiene en su etiqueta D. O. Cava, no nos extrañemos, es cierto, hay Cava en Almendralejo.

Si recordáis ,para elaborar el Champagne sólo se permitían tres tipos de uva, en el caso del Cava hay más variedad, hasta nueve son las permitidas aunque es cierto que tres son las renas de este vino y que supongo habréis leído en más de una contraetiqueta, me refiero a Macabeo, Xarel.lo y Parellada cada una con sus particulares características que en el ensamblaje final confieren sus particulares matices aromáticos y gustativos para formar un gran vino.

A la hora de elegir un Cava , por ejemplo para estas fechas, hay algunas cosas que es interesante saber:

En cuanto a su crianza tenemos tres tipos: Cava, que tiene una crianza mínima de nueve meses, Cava Reserva con una crianza de al menos quince meses y Cava Gran Reserva que supera los treinta meses de crianza. La crianza va aportando al Cava unos matices de calidad, pero lógicamente el precio también se ve incrementado.

Otro asunto a tener en cuenta, es la cantidad de azúcar que se encuentra el en vino. De acuerdo a nuestros gustos personales nos decantaremos por un Brut Nature si no queremos encontrar apenas sabores dulces( menos de 3 gr/l) hasta el Cava Dulce con más de 50 gr/l, y entre ellos encontraremos una amplia gama de sabores más o menos dulces: Brut Extra, Brut, Extra Seco, Seco, y Semi Seco.

Y a enfriar la botella !!! mejor varias horas en la nevera, hasta que tome una temperatura entre 5º y 8º. Si resulta que se nos olvidó enfriarlo, y no tenemos ese tiempo mejor no meterlo en el congelador, en una cubitera (o similar) ponemos hielo y agua. Es muy importante el agua, porque estará en contacto con toda la botella, cosa que no ocurrirá si ponemos sólo hielo, la labor de éste es enfriar el agua.

Y llegó el momento de abrir la botella, que duro está el corcho...que se resiste...bueno en estos casos es más efectivo girar la botella por la base en vez de girar el corcho. Y pum!! ya salió el corcho, y tiene unos símbolos que parece una marca de cantero...bueno, pues como os imagináis tienen un significado. Los Cavas tienen en el corcho dibujado una estrella de cuatro puntas, ojo que si tiene otro símbolo no es Cava , podéis ver un rectángulo ,un círculo o un triángulo, todos correspondientes a otros espumosos (de inferior calidad que un Cava).

Hay varias copas para servir Cava, recomendable las aflautadas o en forma de tulipán, que son copas altas y estrechas. No son buenas las copas abiertas,se pierden rápidos los aromas y el carbónico. Como es una bebida fría y con espuma, servimos primero un poco y cuando baja la espuma otro poco, nunca sobrepasando dos tercios del total, que se calienta con mucha rapidez.

Y ahora hay cosas para ver y oler, os cuento:

Un síntoma de la calidad de un Cava es la forma de las burbujas, es deseable que sean pequeñas y formen columnas finas y constantes. En cuanto a los aromas podéis encontrar recuerdos a pan, levadura, herbáceos, cítricos, y si tienen crianza larga quizá almendras tostadas, miel...en fin poned la copa junto a vuestra nariz y dejaos llevar.

Como la historia del Cava es amplía, ha habido tiempo también para que el arte se una a la historia de este vino, fue Ramón Casas ,pintor modernista y uno de ls percusores del cartelismo en Cataluña, quien diseño para Codorníu dos etiquetas : Ámbar y Espuma, y Lola Plumet, podéis comprobar que en ambas la protagonista es una mujer...

Y para despedirme deciros que se calcula que estas fiestas se consumirán es España 37 millones de botellas de Cava, casi una botella por habitante...así que no pierdas tiempo y elige la tuya...

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: