Janovoa original

Viceversa

Alberto Novoa

Se puede salir de la crisis, pero no por la derecha

Cada vez es mayor el número de personas que consideran que el Partido Popular se está equivocando.El argumento económico e ideológico de la derecha, es que no hay dinero y que hay que recortar el gasto público porque se ha vivido por encima de nuestras posibilidades. Pero esto no es cierto. 

El dinero no se ha quemado, sigue estando donde siempre, en las manos de los de arriba, pero en mayores cantidades, en manos de los que han generado esta crisis económica: los bancos y los especuladores.

No han sido las administraciones públicas, ni la educación, ni la sanidad, quienes han generado esta crisis económica, de hecho contamos con la generación de jóvenes mejor formada de la Historia de este país, y con una Sanidad Pública de alta calidad que es una de las menos costosas de Europa.

Y no es cierto que se haya vivido por encima de nuestras posibilidades, cuando la gente lo que pretendía era vivir con dignidad en su casa, con un trabajo estable, poder dar formación a sus hijos, estar bien atendida por el sistema sanitario, cobrar una jubilación adecuada y contar con las necesidades básicas cubiertas en caso de ser una persona con dificultades para valerse por sí sola.

Por tanto, estamos ante una estafa y ante un nuevo intento de alienación por parte de la derecha española y europea, garante político e ideológico de lo que eufemísticamente se llama mercado, cuando en realidad es el capitalismo en su estado más salvaje.

Sin embargo, es posible otra salida de la crisis, o mejor dicho, hay salida a la crisis sin sufrimiento. Es posible y necesaria una salida social y justa que sitúe a las personas y sus derechos en el centro de la actividad política de nuestros gobernantes.

Para ello es necesario recuperar el control político sobre la economía persiguiendo el fraude fiscal, cifrado en 88.000 millones de euros al año; reformando la fiscalidad, haciendo que paguen más los que más tienen y más ganan; y creando una banca pública a partir de las cajas de ahorro intervenidas o rescatadas con fondos públicos.

Es a quienes han generado la crisis económica a quien hay que pedir responsabilidades y no a los trabajadores a través de la reforma laboral, o a los mayores con el €œmedicamentazo€, o a los pequeños y los jóvenes con los recortes en educación.

Con un reparto justo de la riqueza a través de un sistema equilibrado de impuestos directos, se puede generar un sistema educativo y sanitario universales sin necesidad de recurrir a medidas castigadoras de repago.

Además las medidas económicas encaminadas a recuperar el control político sobre la economía, permitirían incentivar la economía real, la que los ciudadanos practican, la que genera inversiones, crea empleo y estimula el consumo de las familias.

A estas medidas de justicia económica, hay que añadir otras que también son posibles y necesarias para generar empleo y estabilidad laboral, y por tanto confianza en los ciudadanos para salir de la crisis.

Entre otras cabe citar, por ejemplo: la reducción de la jornada laboral a 35 h., siendo lógico que si escasea el empleo, lo normal será repartirlo. Eliminación de las empresas de trabajo temporal y las agencias de colocación, pasando los servicios públicos de empleo a ocuparse de la gestión de la demanda de empleo y contratación para garantizar el derecho al trabajo que reconoce la Constitución. Elevar el sueldo mínimo interprofesional a 1.100 ‚Ź/mes, para acercarnos a la media europea. Y adelantando la jubilación a los 60 años con todos los derechos económicos, o tras 35 años cotizados.

Y por último cabe apuntar algunas ideas sobre cuál debería ser el modelo productivo de futuro que sustituya al que hasta ahora ha imperado en España, el del ladrillo. Un modelo productivo que refuerce los servicios públicos que garantizan la igualdad entre todos y todas en educación, sanidad y dependencia; la apuesta por la I+D+i para evitar la fuga de cerebros; o la generación de empleos verdes en el sector forestal y las energías renovables.

Todo ello es posible. Son estrategias políticas clave para salir de la crisis y la apuesta decidida de IU para la recuperación económica y el progreso.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: