Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Trabajos a la comunidad como sustitución de multas

Cada semana son muchas las multas que se imponen en nuestra ciudad debido al incumplimiento de la llamada ordenanza municipal de la convivencia ciudadana y de la ordenanza municipal para la prevención del alcoholismo y tabaquismo.
Estas multas impuestas debido a acciones incívicas son normalmente leves y aunque pueden suponer entre 35 y 750 Euros para el infractor, en la mayoría de los casos suelen quedarse en unos 150 Euros que pagados a tiempo realmente son 75.

Normalmente, los infractores por exceso de ruidos, mear en la calle, beber en la vía pública o romper algún elemento del mobiliario público suelen ser jóvenes estudiantes insolventes a los que dudosamente se les podrá cobrar la multa. Quizá, en el mejor de los casos, la pagarán pidiéndoles el dinero a sus padres o tomándose alguna copa menos durante el fin de semana pero difícilmente asumirán su responsabilidad y tendrán conciencia de lo necesario que es tener ciertos comportamientos cívicos cuando se vive en sociedad.

Sin embargo, a pesar de que en Salamanca no se lleva a la práctica, para estos casos hay una alternativa muy interesante y mucho más concienciadora: los trabajos en beneficio de la comunidad. Estas penas ejemplarizantes muy al estilo del famoso juez granadino Emilio de Calatayud que pueden consistir en barrer las calles, pintar bancos, limpiar pintadas o dirigir el tráfico a la entrada y salida de los colegios, son, sin duda, una mejor solución.

En FEVESA creemos en ello y llevamos años colaborando con el Ministerio de Interior y el Centro de Inserción Social de Topas para que las sentencias dictadas por distintos jueces por pequeños delitos puedan ser resarcidas en Trabajos en Beneficio de la Comunidad como alternativas a la cárcel que probablemente provocaría muchos más perjuicios para la persona y para la propia sociedad.

En este caso, hablando de pequeñas multas y teniendo en cuenta que se debería tener una finalidad integradora y no recaudatoria parece aún mucho más oportuna y más teniendo en cuenta cientos de ejemplos en España.

Quizá el lugar preciso donde poder exponer estas alternativas debería ser la Comisión Local de Coordinación, Evaluación y Seguimiento del Plan Municipal sobre Drogas pero la falta de interés de nuestros gobernantes de la ciudad ha hecho que ni tan siquiera esté formada a pesar de estar aprobada ya en el año 2009.

Ojalá que al menos la creación de esta Comisión sirva para abrir mentes y poner marcha esta alternativa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: