Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Maruja Ruiz, un ejemplo para todos

Aunque no haya sido una noticia que salga en las portadas de los grandes periódicos o que abra telediarios, ni tan siquiera que salga al final de éstos, el movimiento vecinal y todos los vecinos de este país no podemos sino sentirnos orgullosos de que todavía queden personas como Maruja Ruiz, miembro del movimiento vecinal de Barcelona y en concreto de Nou Barris.

Efectivamente, Maruja Ruiz, una mujer con más de 50 años de lucha vecinal a sus espaldas iba a recibir la pasada semana nada más y nada menos que la medalla de Honor de la Ciudad de Barcelona. Sin embargo, sorprendentemente y con un gran sentido de responsabilidad, dignidad e ideología vecinal tuvo las narices suficientes de rechazarla delante del propio alcalde Xavier Trías debido al recortes que su gobierno están realizando en lo más básico.

Este admirable suceso debe hacernos reflexionar sobre el camino que en este momento debe retomar el movimiento vecinal que no es otro que defender con más fuerza que nunca todo lo que se ha conseguido durante todos los años de existencia de estas organizaciones y que está basado en la defensa de los derechos sociales y la justicia social. Los vecinos no debemos permitir ni un solo recorte en sanidad, en educación en servicios sociales, en lo más básico… y quizá para ello debamos salir a la calle a reclamarlos. Pero no debemos tener miedo, tenemos mucha experiencia de lucha vecinal, nada más y nada menos que más de 40 años de existencia y sobretodo una demostración de mucha gente que durante años ha sabido defender lo de todos sin pedir nada a cambio.

Pero a su vez, las palabras de esta dirigente vecinal deben dar lugar a la autocrítica y ser capaces de recuperar el rumbo que nunca debimos perder. Así, no tiene ningún sentido que después de años de lucha por conseguir que en nuestros barrios existan colegios públicos y otras infraestructuras, seamos nosotros mismos, los vecinos, los que estemos dejando morir y cerrar los colegios públicos llevando a nuestros niños a colegios privados (concertados) en donde hay un claro negocio económico y rentabilidad privada con el dinero de todos.

De igual manera los vecinos debemos ser conscientes de algo que también se ha olvidado: que el problema del vecino es también el nuestro y que para solucionar las distintas dificultades que surgen en la sociedad nosotros tenemos mucho que hacer comunitariamente. Hace años era habitual que los vecinos se pusieran de acuerdo para hacer turnos y limpiar los portales o incluso limpiar las calles, pintar el instituto del barrio como hacíamos en el Fray Luis de León o arreglar los bancos estropeados de la zona. ¿Por qué lo hemos dejado de hacer? Me niego a pensar que son cosas de otra época.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: