Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Los huertos urbanos como alternativa de participación

En todos los barrios de Salamanca existen multitud de solares que o bien fruto de transferencias urbanísticas consecuencia del 'boom' inmobiliario insaciable o a la espera de que dentro de decenas de años sean usados para hacer nuevas infraestructuras, se han quedado como islotes desiertos diseminados por toda la ciudad.
Mientras en ciudades como Nueva York, Detroit, Barcelona o Madrid los vecinos han visto estos lugares como espacios potencialmente importantes para la participación a través de su transformación en lo que vienen a llamarse huertos urbanos, en nuestra ciudad preferimos dejarlos morir, despreciarlos o, a lo sumo, utilizarlos como aparcaderos ilegales para nuestros coches ante una clara mala gestión de nuestra movilidad y del espacio público.

Quizá sea el momento de que desde las asociaciones de vecinos de Salamanca apostemos por el nuevo uso de estos espacios degradados a los que se les devuelve la vida en beneficio de todos y desde una perspectiva comunitaria y agroecológica en forma de huerto.

Pero, precisamente por la dimensión con la que se quieren crear, estos huertos no pueden nacer ni organizarse de manera arbitraria sino que deben ser fruto del consenso colectivo de un barrio determinado para que de verdad sirva de lugar de encuentro, respeto y participación como pretendemos los colectivos vecinales y tenga una función medioambiental, social y de concienciación sobre el modo de vida en el que vivimos.

Además, como bien nos contaba nuestro amigo Kois de la Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid, lo importante no tiene que ser la lechuga o el tomate, que puede que ni tan siquiera lleguen, sino todo el resto de componentes comunitarios muy positivos para la sociedad que surgen de esa tierra.

Nuestra opción debe ser autogestionada, asamblearia y nunca en divisiones personales pero, junto a ella, parece necesario que en nuestra ciudad existan otros tipos de huertos más enmarcadas en una gestión directamente municipal y no menos importantes como son huertos sociales para familias en paro que existen en lugares como Pinto (Madrid) o de simple ocio como ya han aparecido en nuestro entorno más próximo.

En cualquier caso, de un modo u otro, a la espera de normativa y acuerdos con las administraciones, como en todo lo relativo a la participación y la iniciativa social, los vecinos deberemos ir por delante abriendo camino para transformar y demostrar que estos proyectos son beneficiosos para todos. He aquí nuestro reto que, pronto, seguro será superado.


Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: