Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

La cercanía de la Policía

Cuando la policía deja de ser sentida por la ciudadanía como una amiga, para pasar a ser alguien al que temes, del que no te fías y que es usado para reprimir justas reivindicaciones, la democracia, sin duda, se debilita.
Determinadas formas de hacer las cosas como las ocurridas en Valencia en las últimas semanas donde la policía da la sensación de estar para reprimir a manifestantes que, por otra parte, luchan justamente por sus derechos, hacen que se deteriore injustamente la labor de unas personas que están al servicio de todos nosotros y que, en la amplia mayoría de los casos, están para ayudar.

Sin embargo, es cierto que desde hace demasiado tiempo la figura del policía ha ido derivando a una posición de autoridad a la que es mejor no acercarte y que ya no es un amigo sino un extraño en el que no confiar.

Lejos quedan experiencias muy interesantes como la llamada “Policía Nacional de Proximidad” donde la cercanía de los policías a pie o en moto les hacía sentirse como unas personas más del barrio que participaban en sus actividades y en su día a día. Sin embargo, razones de índole política dieron al traste con este sistema a pesar de los magníficos resultados obtenidos no sólo en nuestra ciudad sino en toda España.

Posteriormente, a través de la policía municipal, en Salamanca se puso en marcha lo que vino en llamarse “policía de barrio” con la que la ciudad se dividió en varios sectores que tenían desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde dos policías pendientes de todo lo que ocurría y que se sentían también como dos personas más de la barriada. Sin embargo, y a pesar de hacerse incluso una comisaría especial de Barrio, este esquema se deterioró y, a día de hoy, es meramente anecdótico.

Desde las asociaciones de vecinos creemos que la labor de la policía, tanto municipal como nacional, debe ser de alguien cercana, de confianza, que se baja del coche o de la moto para preguntar a los vecinos por sus inquietudes, que se acerca a ellos para intercambiar experiencias, dar consejos que les puedan ayudar y hacer un papel de intermediación entre la administración y los ciudadanos para evitar y prevenir posibles accidentes.

Además, desde esta cercanía física, se interviene rápidamente ante cualquier alteración del orden público, cualquier robo o cualquier situación de emergencia dando más seguridad a las personas del barrio y teniéndole como referencia ante cualquier problema.

Mucho han cambiado las cosas en Salamanca pero con un nuevo Subdelegado del Gobierno y un nuevo Jefe de Policía Local quizá sea el momento de analizar y reflexionar sobre experiencias pasadas que nunca debieron dejarse de lado para hacer de la policía algo más que un mero perseguidor.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: