Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

Una inversión de futuro

Estos son días fríos, ya de invierno aunque deberían ser de otoño pero parece que esta estación ya no existe en nuestro país. Pasamos del calor al frío en un instante, sin previo aviso. Como si se tratara de una metáfora de nuestra situación económica actual: de la bonanza a la crisis en solo unas horas. Sin embargo, este calor, este frío o estas intensas lluvias no siempre han sido así. Parece un tema aceptado a veces pero pocas veces hablamos de ello. Se trata, sí señores, del cambio climático.
Comenzaré hablando de una noticia de la semana pasada que me llamó la atención. Como puede que algunos sepan, me interesa enormemente la situación internacional y, como tal, la de Estados Unidos que, aun en decadencia, siguen dominando la agenda informativa. Pues bien, en el país de las hamburguesas, el iPod y las barras y estrellas existe una gran parte de la población que no cree en el cambio climático, especialmente en el entorno del partido republicano.

Espero que muchos se sorprendan con esta información si no la conocían ya pero, a pesar de su apariencia surrealista, se trata de algo real, tangible. Pues bien, la pasada semana, un científico escéptico con el tema publicó un estudio propio en el que comprobaba cómo la temperatura del planeta ha aumentado progresivamente en los últimos sesenta años. “Aceptaré las conclusiones de mi estudio, cualesquiera que sean”, dijo Richard Muller, investigador de la Universidad de Berkeley; ahora se declara un “converso del calentamiento global”.

En España parece que, a priori, aceptamos la tesis de los científicos –como es lógico-. En los últimos años apostamos por las energías alternativas, especialmente la eólica o la solar, o creamos carriles-bici para tratar de disminuir las emisiones de dióxido de carbono y similares. Sin embargo, y ya en plena campaña electoral, el tema del medio ambiente apenas aparece en los discursos de los políticos.

Quitando la excepción de Equo, que solo hace más fuerte la norma como buen partido verde, los grandes partidos no detallan sus políticas energéticas y, cuando lo hacen, no parecen querer ponerse a buscar alternativas. Al contrario, parece ser que dependeremos más y más de la energía nuclear y del petróleo que cada día se encarece más y que ni siquiera producimos nosotros.

Y es que pretender que la base de nuestra política energética sean las importaciones de energía de otros países en un territorio con tanta riqueza natural como el nuestro es estar perdiendo el tiempo y descuidar nuestro futuro. Como decía un candidato al congreso, no recuerdo quién, hace unas semanas en el programa de Herrera en la Onda de Ondacero, invertir en energías renovables y en una reducción drástica de las emisiones de CO2 es hacer una buena inversión.

Porque en un futuro no muy lejano aparecerá otra crisis. Una crisis nueva como será la crisis energética. Según los expertos, a este ritmo, el petróleo y el gas natural comenzarán a escasear de aquí a 50 años y entonces habrá que buscar otras fuentes alternativas. Si comenzamos, desde ahora, a invertir en esas alternativas resolveremos ese problema de antemano y atacaremos a esa futura crisis con antelación. Buscamos innovación, buscamos dónde invertir y a mí me parece que está claro. Las energías renovables son el futuro.

Alberto Órfão

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: