Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

Música al Vivo

La música es algo que caracteriza a Brasil, eso está claro. O al menos es algo que, en nuestro imaginario brasileño, el que nos venden los documentales, las agencias de viajes y los programas de españoles por el mundo, es cierto. Y, sin duda, la mayoría de brasileños no podría vivir sin música. En este país, la música está por encima de muchas otras cosas pero, sobretodo, es un aditivo más de cualquier situación cotidiana.
Probablemente en algunas situaciones encontremos similitudes con lo que pueda ocurrir en España. Por ejemplo, los bares pueden percibirse desde lejos gracias al sonido que emana a través de sus puertas o varios coches que pasen a nuestro lado con las ventanillas bajadas nos golpearán en la cara con su música a todo trapo.

En España suele ocurrir con reggaeton, en Brasil con funk. Otros momentos, en cambio, hacen que la música esté aún más presente en la vida aquí en Río de Janeiro. Trabajando, cocinando, limpiando, el ritmo y la melodía de alguna canción encerrada en la cabeza del brasileño parecen verse obligados a salir. Incluso en esas interminables esperas, que de no ser por la gran paciencia y tranquilidad de esta zona de la tierra -algo que yo asocio con la temperatura- se harían insoportables, se escucha algún ritmo improvisado con manos y piernas o algún que otro silbido atrevido.

Luego ya está la música de verdad. Si en el día a día, en los quehaceres cotidianos, la vida ya está rodeada de música, imagínense cuando llega su momento. No importa la edad, no existe la vergüenza y hay que divertirse; estos parecen ser los lemas del panorama musical de esta trocito del planeta.

Ya puede ser un chaval tocando la batería frente a decenas de personas y con una banda que triplica su edad (individualmente), otro que se atreve a retar a los más expertos en las artes del break dance o ese señor mayor que lleva la voz cantante en cualquiera de esas 'rodas de samba' que aparecen y desaparecen en cualquier esquina donde puedan juntarse unas mesas y unas botellas de cerveza.

Por haber hay hasta conciertos, y no hablo de los de Lady Gaga o de Madonna, que estos días pasan por aquí, aunque también. Hay que recordar que en este mismo lugar en que me encuentro se creo aquello del Rock in Río, que ahora se devalúa convirtiéndolo en un "concierto para toda la familia" en Arganda del Rey. Hablo de conciertos por las calles, de escenarios improvisados y de escuchar música porque sí y no porque me gusta más este grupo o el otro, este estilo o el otro. Y lo mejor de todo es que no hace falta buscar la música porque una de las cosas más maravillosas de este país es que la música te encuentra a ti. En el momento más esperado, o en el más inesperado, surgen uno o varios instrumentos para los que no van a faltar ni intérpretes ni público.

Es la música al vivo. Es la música viviendo.

Alberto Órfão Twitter: @a_orfao




Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: