Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

Escuchando a Latinoamérica

La presidenta Dilma está de visita en España. No sé qué tal le habrá sentado al gobierno brasileño que el gobierno de España no cuente con brasileños que compren pisos en España para conseguir un permiso de residencia, pero al fin y al cabo está allí con motivo de una cumbre iberoamericana más. ¡Ah, que tiempos aquellos en que se celebró en nuestra querida Salamanca!
Pues bien, tal vez será porque los portugueses ya se adelantaron al tema en Brasil o porque en España se quieren seguir los pasos de Estados Unidos y mirar hacia oriente. Aunque me temo que en esto, como en muchas otras cosas, se equivoca nuestro gobierno. No cabe duda de que desconocemos América Latina en España, a pesar de todos nuestros lazos culturales, pero lo que no tengo tan claro es cómo sienta que uno de estos países nos de lecciones. ¡A nosotros! ¡A los de la economía de Champions League! Que le dicen, a Mariano, que se deje de austeridad e invierta. Y que si no en España, que se venga a Brasil a hacerlo.

Este último fin de semana, aprovechando el festivo por la Región de Lagos del estado de Río de Janeiro, tuve una conversación (si puede llamarse así) fortuita con un brasileño. Tenía setenta y pocos años, era militar retirado y llevaba jubilado casi 30 años. A parte de captar mi acento portugués (de Portugal) a la primera y de parecer estar bastante al día de la situación en el sur de Europa, pronunció dos frases que fueron tan lapidarias como inesperadas.

La primera fue algo así como que "eso es pelea de serpientes grandes", refiriéndose a la situación de crisis en que nos encontramos. La segunda fue sobre el crédito. Ahora que aparecen unos señores pastores de Soria que dicen que predijeron lo que iba a ocurrir ya en 2007; es que no es tan difícil. Este hombre decía: "aquí la gente se cree que como paga las cosas a plazos es más barato o más fácil, pero al final pagan dos coches y solo les dan uno. Y antes de terminar de pagarlo ya no funciona".

En Brasil, los intereses bancarios han bajado bastante en los últimos años con la estabilización de la economía y el control de la inflación además de por la entrada de mayor competencia y de bancos internacionales como HSBC o el Banco Santander. Esto está provocando un endeudamiento impresionante entre los brasileños que ven cómo el crédito otorgado crece a un 13% anual; mucho más rápido que el PIB del país lo que, según anunció el BIS (Bank of International Settlements) en junio es un "presagio" de crisis.

Pues bien, a donde pretendía llegar es a que, en estos días de cumbres latinoamericanas (a las que no asisten varios miembros de estos países, por cierto) habría que aprovechar para tomar medidas que realmente nos lleven a alguna parte. El diálogo y la transmisión de conocimiento que se produce entre nuestros países es real; sin embargo, nuestros políticos, una vez más, parecen alejados de la realidad o, al menos, no saben aprovecharla.

Igual que podemos enviar alguna lección hacia Sudamérica sobre el tema bancario (aunque fuera respecto a cómo no hacer las cosas) podemos recibir varias lecciones desde aquí. Y no es algo malo, sino que nos hará crecer a ambas partes. Por ejemplo, respecto a la pobreza y a las desigualdades -crecientes en estos momentos en la Europa del sur y sobretodo en España- en esta zona del globo está claro que son amenazas que hay que combatir para tener un país fuerte. Económicamente también. Empecemos a escuchar por ahí y por crear empleo y dejemos de vender nuestro país al mejor postor que, al paso que vamos, España se convertirá en el chiringuito-basurero de Europa.

Alberto Órfão


Twitter:
@a_orfao

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: