Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

De muertos y promesas vacías

El puente de noviembre es un puente de contrastes. El recuerdo de los muertos, que cada vez se recuerdan menos, se une a una sensación de fiesta que viene unida a cualquier puente que se precie. Y encima es Halloween. Una tradición americana que cada año se integra más en nuestra sociedad. De representar en estos días la obra de Don Juan Tenorio hemos pasado a caer en la tentación, tal vez demasiado mercantilista, de comprar €“o elaborar- nuestro disfraz. Bueno o no, trataré de discernir en algunas de las características de este día.

La semana pasada comenzaba, si tomamos el modelo inglés de semana en que el primer día es el domingo, con la terrible noticia de la muerte de Marco Simoncelli. Un fallecimiento, el del piloto, que se convirtió en un aparato totalmente mediático; especialmente en Italia. Y es que en esta semana, había que acordarse de los muertos. De Simoncelli, que lo tenemos muy cercano; de Fernando Martín, que hace 25 años estaba convirtiéndose en el primer español en la NBA; o de la Madre Bonifacia, beatificada el domingo pasado en Roma €“que somos muy religiosos en Salamanca-.

Otra muerte, aunque más metafórica, era la que predecía Eugenio Santos, director del Centro de Investigación del Cáncer. Una €œgeneración perdida€, o muerta, de jóvenes científicos por falta de financiación. Y es que en estos últimos días hemos recibido muchas visitas €˜ilustres€™ en nuestra pequeña ciudad. Representantes de tres de los grandes partidos han paseado por nuestras calles y han recibido algún que otro baño de masas €“eso sí, no siempre en su apoyo-.

Comenzaba mi puente, con mi llegada a Salamanca, la tarde del jueves. Yo llegaba tarde. Tras las odiosas dos horas y tres cuartos del viaje en tren y que, una vez más, se alargaban unos diez minutos más del tiempo esperado. En la ciudad esperaban algunos importantes políticos del panorama nacional: Rubalcaba, líder socialista; Rosa Díez, líder de UPyD, y Alicia Sánchez Camacho, del Partido Popular.

La precampaña. Ese eufemismo que los políticos, y algunos medios influenciados por ellos, utilizan para definir los momentos previos a la campaña electoral oficial. Unos cuantos días en que aquellos que probablemente terminarán representándonos a todos, aunque muchos no se tomen en serio su voto, comienzan a soltar su promesas. Unas promesas que no se cumplen en la mayoría de los casos aunque no parece ser precisamente un motivo para €˜dejar de votar€™ a ese partido.

Como decía el domingo por la tarde Carlos Salas, director de LaInformación.com, €œeste es un país de políticos prometedores: prometen, prometen y prometen€. Al final, lo que parece que realmente ocurrirá es que habrá recortes. Y muy duros. No sabemos todavía si serán en sanidad o educación o sí los políticos elegidos sabrán reducir duplicidades sin recortar en políticas sociales, lo que terminaría aumentando las desigualdades existentes.

Al mismo tiempo, los recortes, parece que necesarios, en I+D+i no solo significarán una generación perdida. Disminuir la inversión en innovación e investigación implica, a largo plazo, una pérdida de riqueza. Confiar nuestro dinero, como en otras ocasiones, a sectores como el inmobiliario con muy poco futuro significa pan para hoy y hambre para mañana.

Pero el nuestro no es un problema sólo de mala gestión, o de que algunos políticos no sean lo honrados que deberían. Nos encontramos ante una crisis de identidad; una crisis cultural. Al parecer, en nuestro país aún no hemos logrado entender el concepto del bien común. Como nos mostraba Jordi Évole en su último programa €œÂżQue paguen los ricos?€ hay muchas personas en contra de las subidas de impuestos. ÂżPor qué? Pues bien, porque parece que el Estado nos está robando. Como le decía, unos minutos después del programa, a Ángel Fernández Silva en una interesante conversación vía Twitter y en la que mencionaba el estilo de vida noruego; €œsi pagar un 24% de impuestos implica vivir así, adelante.€

Alberto Órfão

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: