Antoniocasassilueta copia original

Tras los Cristales

Antonio Casas
@casassimon

Una lacra todavía presente

No podemos considerar avanzada una sociedad donde un porcentaje tan alto de personas, sobre todo de jóvenes, piensa que las mujeres deben estar sometidas al control de los hombres. 

En plena era de la comunicación, de los avances tecnológicos y científicos, o cuando la información fluye con más rapidez que nunca, cuando la inmediatez de la comunicación supera la ficción, existen actitudes, que lejos de ser desterradas, parece que cada vez se acentúan más. 

Hoy en visto en la prensa un titular sonrojante: “Uno de cada tres jóvenes considera inevitable controlar a su pareja”.

 

Lejos de mejorar, parece que las actitudes machistas de los jóvenes van en aumento, quizá sea que contrastan más con una sociedad que, en algunos aspectos, parece mucho más moderna que hace años, o quizá porque realmente se está produciendo un retroceso en la conciencia de igualdad de géneros. 

 

Los estudios sobre violencia de genero en los jóvenes resultan preocupantes, ya no solo porque los chicos piensen que tienen derecho a controlar a sus novias como dice el artículo anteriormente citado, si no porque estos mismos estudios aseveran que muchas chicas ven normal que eso sea así. 

 

No es otra cosa que educación y conciencia lo que hace falta, y la retirada de la asignatura Educación para la Ciudadanía no ayuda mucho a revertir esta tendencia perversa y nociva para nuestra sociedad. No podemos considerar avanzada una sociedad donde un porcentaje tan alto de personas, sobre todo de jóvenes, piensa que las mujeres deben estar sometidas al control de los hombres. 

 

Queda mucho por avanzar, mucho por educar, y muchas mentes que cambiar. Cuando vemos que, por ejemplo, se sigue haciendo una utilización banal de la figura femenina, o cuando se siguen usando frases machistas como “que llegue la que vale” cuando vemos como un partido que se denomina de izquierdas como Syriza desprecia cualquier avance en igualdad para formar un gobierno en el que no hay ni una sola mujer. Sigo pensando que el machismo se revierte educando, si, pero también legislando aunque los sectores más reaccionarios de la sociedad bramen y desprecien cualquier política de igualdad. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: