Antoniocasassilueta copia original

Tras los Cristales

Antonio Casas
@casassimon

Llega el otoño

Llega el otoño y con el comienza un nuevo curso lleno de retos para todos, y el más importante, el que supone el mantenimento del estado del bienestar y la lucha por la igualdad de oportunidades. 

Pasa San Antolín, se empiezan a conocer los días, y aunque el senado de sabios que se sienta a la solana al lado de mi casa asegura que algún día más tiene que calentar, todo empieza a cambiar. Las noches son más frías y la normalidad vuelve a nuestra rutina. 
Pronto se empezarán a oler las primeras glorias, a oler el hogar de invierno que se deja entrever en los destellos naranjas que se escapan entre los cuarterones. 

 

Los niños al colegio y la plaza se queda vacía, las cáscaras de pipas dan paso a las hojas secas de los árboles. Se evapora el bullicio de las mañanas en la cuesta de la panadería, y las conversaciones son tapadas por la toquilla. 

 

Empieza la normalidad, la anhelada normalidad que invade estos pueblos nuestros de Castilla y que año a año se van envejeciendo un poquito más. Y cada comienzo de curso se plantean nuevos retos, y los de nuestra provincia no son pequeños. Serán los que vienen heredados, esta vez si, de la mala gestión de quienes gobiernan las pequeñas cosas de nuestro día a día. La Junta y la Diputación Provincial. 

 

Nos enfrentamos al reto que se deriva de ser la provincia a la cabeza en la subida del paro (muy superior a la media nacional), a la ya enquistada despoblación que se ve agudizada por el desempleo, a la multitud de agravios que sufrimos los que aquí vivimos ante la falta de inversiones y a la merma en los servicios más básicos, como dependencia, educación y sanidad, que priva cada vez a más gente de oportunidades. Un sinfín de agravios a los que palentinos y palentinas nos vemos sometidos, víctimas de primer nivel, de las políticas de austeridad suicida a la que la derecha nos aboca.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: