Antoniocasassilueta copia original

Tras los Cristales

Antonio Casas
@casassimon

La otra realidad

Es muy triste ser pobre, no llegar a fin de mes y tener necesidades; pero es mucho más triste llegar a esa situación estando trabajando.

“Tras dos años en paro, consiguió un contrato a tiempo parcial cuyo sueldo no era suficiente para pagar la factura del gas en febrero. Su mujer buscaba una suerte parecida, se conformaba ya con poco, pero a su edad ya no era fácil que  la contratasen. Ahora podía ganar algo de dinero limpiando un supermercado durante dos horas al día a las 6 de la mañana.  Se terminaba el verano y el mayor de sus hijos quería estudiar psicología tras un magnífico expediente en el instituto. Por más cuentas que hiciesen era imposible, no podían permitirse que fuese a otra ciudad y ni siquiera una de esas nuevas becas le podría ayudar.

La situación en casa empezaba a ser desesperada, sólo les salvaba la pensión de la abuela, que cada vez más devaluada llegaba justo para todos. Ahora las medicinas había que pagarlas, y había que turnarse para cuidarla. La administración ha decidido que ya no tiene el nivel de dependencia suficiente para ser atendida.

 

Tristemente esta historia no es aislada, esto podría pasar en cientos de miles de hogares donde la situación empieza a ser bastante desesperada. Esta es la gente que ha cambiado una vida digna que no sólo les permitía vivir con comodidad, si no tener la tranquilidad de los hijos podrían estudiar y partir, cada vez más, en igualdad de condiciones. Ya no.  Ahora todo es incierto, y a la desesperación que provoca la prisa por encontrar un trabajo digno, se suma la incertidumbre por el futuro de los más jóvenes.

 

Es muy triste ser pobre, no llegar a fin de mes y tener necesidades; pero es mucho más triste llegar a esa situación estando trabajando.

 

Pues a esta familia, a estás cientos de miles de familias con grandes apuros, a miles de jóvenes que han tenido que irse del país. A decenas de miles de parejas que buscan una oportunidad para emprender una vida juntos, a tantos y tantos estudiantes que han abandonado sus estudios porque no pueden pagarlos. Todas estas personas se pueden sentir muy orgullosas según Rajoy, porque el Presidente del Gobierno les agradece el esfuerzo que han hecho para salir de la crisis. Así, con ese cuajo y esa desvergüenza se ha expresado  en el debate sobre el estado de la Nación.

 

Produce sonrojo ver como alguien que está totalmente fuera de la realidad sube a una tribuna representando a todos los españoles, con aire de contable a presentar una panorama totalmente distorsionado, donde las empresas más fuertes tiran de unas cifras macroeconómicas que enriquecen a los que ya tenían mucho, mientras sumergen en la miseria a millones de trabajadores.

 

Como ciudadano yo solo espero que no se nos trate de ingenuos, que quienes saben y conocen la realidad es quien la vive. Que me hablen de un modo realista, y que me propongan una salida justa de la crisis, que garantice la igualdad y que no deje a nadie en la estacada. Estoy dispuesto a hacer esfuerzos, aunque no me pidan permiso para ello, pero bajo la premisa de ser realistas y de trabajar por quien menos tienen. Pero ante todo, y sobre todo, quiero que no se rían de nosotros como está haciendo Mariano Rajoy el Partido Popular. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: