Antoniocasassilueta copia original

Tras los Cristales

Antonio Casas
@casassimon

Borgen

La ficción nórdica está de moda por reflejar de un modo muy realista, y con una gran producción, la realidad o la historia de sus países. Una de estas series, Borgen, refleja la realidad política danesa. Borgen es el nombre que recibe el Palacio de Christiansborg, sede del parlamento de Dinamarca, donde tiene lugar la mayor parte de la acción.  

 

A cualquiera en España le puede resultar extraño (o no) como en esta serie se narra la cultura del pacto, y como se conforman mayorías y se llevan a cabo políticas mediante el diálogo y la confrontación programática. Digo que puede resultar extraño porque no es lo más común en estas latitudes, y no digo que sea mejor ni peor, sólo que es poco habitual. 

 

Lo que si que es objetivo es que cierto segmento político del país siente alergia por estas prácticas, y esto se demuestra tras comprobar como el PP siempre se ha apresurado a hablar de cordones sanitarios, de pactos de perdedores o de frentes populares, siempre para referirse a acuerdos entre fuerzas políticas.

 

Lo que es un hecho es que la política está cambiando en España, y debemos saber actuar en este nuevo escenario. No sé si será permanente o no, pero en uno de los momentos más delicados de la política y de la economía españolas, las soluciones tienen que venir dadas como el resultado de grandes consensos. Así debemos considerar que los partidos con más trayectoria, y su innegable experiencia, deben adaptarse a los nuevos tiempos, del mismo modo que las nuevas formaciones, que aportan nuevas prácticas, deben actuar con la responsabilidad suficiente para solucionar la vida de la gente. 

 

Palencia no es ajena a esta nueva dinámica. Numerosos ayuntamientos importantes de la provincia y hasta la propia capital deben regirse a partir de ahora con necesarios acuerdos. Estos deben atender a la demanda de la ciudadanía, que es la de dar respuesta a la necesidad de cambio y la de atender a las demandas más básicas, las de quienes peor lo están pasando. 

 

Todo puede esperar, pero los que más lo necesitan no, y los nuevos pactos deben ir en esa dirección, la de mitigar el sufrimiento de los que más lo necesitan, y la de construir una ciudad viva que afronte el futuro con solvencia. Es nueva política, pero política al fin y al cabo, que es lo único que tienen los que menos tienen. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: