Fernando sanchez original

Territorio Pyme

Fernando Sánchez Salinero
Empresas al borde de un ataque de nervios

País de pobres, fútbol de ricos

€œLa prodigalidad semeja a la higuera que crece en una roca; sus frutos suelen comérselos los ladrones más que los hombres de bien€. Pietro AretinoHay una maldición que persigue a los pobres: la mala administración, entendida ésta como gastar en cosas absurdas y no en las importantes. El problema es que los efectos de esta práctica suelen producirse una vez pasado cierto tiempo y cuando las consecuencias son crueles y de difícil arreglo. Aquí en España, vemos un país en apuros con un colectivo con bula para despilfarrar.

Y es que parece increíble que si tienes una pescadería y te retrasas en pagar 100 ‚Ź de IVA embarguen tu cuenta, tu casa y a tu mujer (si llega el caso) hasta que pagues. Pero si eres un club de fútbol puedes deber millones de euros que nadie te dirá nada.

El principal problema no son ya las deudas, obscenas e injustificadas, el principal problema son los miles de millones que se dan vía subvenciones y ayudas a los clubes de fútbol. Sí, miles de millones, y luego nos cargamos el sistema de pensiones, la sanidad y no podemos hacer infraestructuras que nos ayudarían a tener un futuro digno. NO hay lugar de la geografía española sin club de fútbol que nos cueste dinero a los ciudadanos. Y es que aunque la gente no se lo crea, hay miles de personas que cobran por jugar al fútbol, que ellos no tienen la culpa, si se lo dan€Ś Âżqué van a hacer, rechazarlo? ;-)

Pero el fútbol Âżqué genera? Deudas. Salvo a lo mejor una docena de clubes (y probablemente no son casi ninguno de los conocidos) son todos deficitarios, y eso ya teniendo en cuenta que la mayor parte de su presupuesto suele ser ayudas públicas. ÂżTriste? Muy triste.

En nuestro país los futbolistas ganan mucho más que en Alemania, por ejemplo, y allí están los estadios llenos y aquí vacíos€Ś ÂżEsto cómo se entiende?

Por cuatro razones básicas:

- El fútbol suele ser cantera de futuros políticos. Si se sigue la trayectoria de muchos políticos locales, autonómicos€Ś y hasta estatales, se puede ver que cogieron relevancia social gracias al fútbol. Berlusconi, Gil y Laporta son sólo un ejemplo.

- No sólo son cantera, son también la escuela, porque se basa en el mismo principio: €œTú gasta y roba, que los que pagan son esos ingenuos que aplauden€, y lo que es peor, los otros ingenuos, que sin importarles el fútbol y, sin saberlo, también pagan.

- Es un medio para robar a manos llenas increíblemente eficaz y, por lo tanto, digno de ser mantenido por tanto aspirante a corrupto.

- Sirve de €œcirco€ para tener entretenida a la masa mientras otros roban por otros lados. €œMientras hablen de fútbol, no están pensando que les estamos saqueando€.

No tengo nada en contra del fútbol como deporte, al contrario, me gusta, ahora eso sí, como forma de que me roben a mí y a la gente corriente me indigna. Que miles de personas tengan que esperar meses y meses en una lista de espera, para que le hagan una prueba médica, en las que muchas veces se están jugando la vida, y estén otros mangantes llevándoselo a saco en comisiones y latrocinio, y otros cobrando sueldos que no generan, !no!. Esto traspasa los límites de lo absurdo, para ser absolutamente inmoral, y en algún momento lo tendremos que cortar.

En las categorías más modestas, tercera, segunda B, tienes a gente ganando 1.000, 2.000, 3.000 ‚Ź sin dar de alta en la Seguridad Social. ÂżLo sabe esto la seguridad social? Por supuesto, ÂżPor qué no hacen nada? (Léanse las 4 razones arriba expuestas). Pero si tú tienes un taller mecánico y tienes a alguien sin dar de alta y te pillan, date por emplumado.

ÂżY qué dicen los sindicatos? Asombrosamente nada. ÂżHabéis escuchado alguna queja sobre este sumidero de miles de millones? ÂżNo? Sin embargo, podéis ver el palco del Bernabeu, por ejemplo, y reconocer a famosos sindicalistas allí, a champán y gambas de Huelva en el descanso€Ś Sin comentarios.

Creo que los futbolistas tienen el mismo derecho a ganar dinero que los que juegan al ping-pong, es decir, en proporción a lo que generan. Como el fútbol, sin ayudas públicas, es absolutamente ruinoso, pues no tienen derecho a cobrar mientras se cierran hospitales, se dejan de construir carreteras o se destruye la educación.

Un ejemplo que muestra la sin razón de la situación frente a la que estamos es el convenio colectivo de los futbolistas de primera división. El sueldo mínimo al año es de 100.000 ‚Ź, es decir, cualquier futbolista de 1ÂŞ división gana, por ley, más que el presidente del gobierno, y esto jugando en equipos que deben cientos de millones a Hacienda, a la Seguridad Social a proveedores, están en concurso y reciben otros cientos de millones en ayudas públicas, o de contratos televisivos de televisiones autonómicas financiadas con dinero público. Si esto lo contáramos de una república bananera nos reiríamos y encontraríamos justificada su pobreza, cuando se trata de nuestro país, podemos estar seguros de que, en tiempos de escasez, las consecuencias serán nefastas.

Y, sin embargo, ÂżVeis alguna manifestación de políticos, sindicalistas o de asociaciones de ciudadanos que reclamen que se acabe con esto?

Lo resumió perfectamente en una frase Ramón Mendoza, antiguo presidente del Real Madrid, cuando dijo: €œÂżTú has visto a alguien ir a La Cibeles a celebrar una cuenta de resultados?€.

Si todas estas locuras no se empiezan a corregir ya mismo, se corregirán con el tiempo, cuando ya no haya dinero para el fútbol, pero mucho antes, nuestra calidad de vida habrá descendido a niveles de países tercermundistas.

Son mensajes que nadie quiere dar, porque suele morir el mensajero, pero ÂżQué le vamos a hacer?

€œ!Que se queme otro!€, parecemos decir todos, mirando para otro lado, y mientras tanto, el agua sigue entrando en el barco en el que navegamos.

Fernando Sánchez Salinero en Marcial Pons

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: