Andres miguel silueta original

SpeaKers Corner

Andrés Miguel

Visión lateral

Empleo mayores de edad detail

Hay un concepto, que aprendí jugando al baloncesto, al que se denomina “visión lateral”. ¿Sabe de qué hablo?

 

 

Visión lateral, en castellano tradicional, vendría a ser algo así como nuestra capacidad de ver por el rabillo del ojo, esto es, la capacidad que un jugador dispone para ver qué está pasando a su alrededor, ampliando así sus opciones de juego, ayudándole a tomar una decisión de pase, de lanzamiento, de dribling o de bloqueo, por poner ejemplos, permitiéndole elegir la opción más efectiva y adecuada al momento preciso del partido en que se encuentra inmerso.

 

Así, en deportes de equipo, esta facultad ha generado grandes pasadores, es propia de asistentes increíbles, jugadores con el talento de hacer mejores a sus compañeros a base de entregarles el balón en el momento y lugar adecuados para que éstos anotaran una más fácil canasta, un gol más sencillo, deportistas con la inteligencia de asumir que al éxito en la temporada se llega por la suma de aportaciones, nunca por la aportación de un sólo jugador. Kobe no habría ganado nunca un anillo NBA si no hubiera estado rodeado por los Gasol, Odom, Artest y compañía, como no obtendría Messi ningún título liguero si no contase a su lado con los Xavi, Iniesta, Busquets y demás compañeros en el Barcelona.

 

En la empresa no es común encontrar personas con visión lateral. Quizás atenazadas por años de prácticas cortoplacistas, de visión fija sobre objetivos de negocio, de estructuras inamovibles de pensamiento y dirección, nuestras organizaciones carecen habitualmente de personas con la amplitud de miras que proporciona la visión lateral. Y no digo que sea difícil encontrarlas en la cima de la estructura directiva, que multitud de veces lo es, digo que es igualmente arduo hallarlas en la base o en los estratos intermedios.

 

La ausencia de esta facultad nos impide, en el seno de las empresas y los negocios, una mejor toma de decisiones porque, simplemente, nos faltan elementos de análisis. La visión que contemplamos es incompleta, insuficiente. Pese a ello, tomamos medidas que afectan al negocio o a las personas y seguimos hacia adelante, porque siempre se hizo así y, a fin de cuentas, aquí seguimos.

 

No diré yo que no se pueda alcanzar el éxito empresarial sin la facultad de observar y, por ende, de analizar un mayor número de detalles. Vd. conocerá, seguro, algunos ejemplos, aunque no es lo más común.

 

No obstante, los líderes de nuestras organizaciones, los gestores de personas y movilizadores del negocio, como los grandes jugadores de la NBA, del fútbol español o del balonmano mundial, deberían ejercitar la visión lateral, porque proporcionar a cada empleado la herramienta, el conocimiento, la autonomía o la posición correcta en el momento y lugar apropiados sería una excelente manera de contribuir al éxito continuado de nuestras compañías.

 

Quizás no haya nacido usted con esta capacidad, pero le aseguro que puede entrenarse; su equipo de trabajo y la globalidad de su empresa se beneficiarán de ello. Entrénelo. Dispóngase a ampliar sus miras, a considerar otras opciones, otros puntos de vista, otras reacciones, otros inconvenientes, otras aportaciones.

 

La vida, la empresa, el deporte… es mucho más que salir corriendo hacia delante. Ninguno de nosotros está tan solo como para no mirar nunca hacia los lados.

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: