Andres miguel silueta original

SpeaKers Corner

Andrés Miguel

Vamos a la cama... que hay que descansar

Dormir bien detail

Leo en Tribuna el siguiente titular “A los vallisoletanos les gusta la cama... para dormir” y se me cae el alma a los pies. Un gallifante para Chema Díez, redactor de la noticia, porque el titular me engancha desde el principio, como debe ser. ¡Félix Ángel, súbele el sueldo!

 

http://www.tribunavalladolid.com/noticias/a-los-vallisoletanos-les-gusta-la-cama-dot-dot-dot-para-dormir/1473932114

 

Entre cabreao e interesado, me adentro en la lectura a ver si descubro cómo coño sabe alguien que los vallisoletanos nos vamos a la cama y allí no hacemos guarreridas españolas, que diría Chiquito, na más que de vez en cuando, muy de vez en cuando… ¿es que ha habido algún inspector acostándose con los vallisoletanos? ¡Conste que por mi casa no ha pasado y que mi vecino dice que por la suya tampoco, aunque él trabaja en Fasa y a veces hace turno de noche… quizás debiéramos preguntar a su parienta…!

 

Parece que todo viene de un estudio muy sesudo que ha hecho PREMAP en toda España, aprovechando los reconocimientos médicos realizados a 820.938 trabajadores de distintos sectores de la economía.

 

Acabemos… me imagino el panorama… el día que vas a sacarte la sangre pa´l análisis, en la mano el botecito del pis envuelto en albal y te pregunta una enfermera, como quien no quiere la cosa, que qué haces en la cama… ¿vas a decirle tú lo que haces en la cama? ¡Ni de coña! Lo mismo se lo dices y te imputan 7 delitos, que ahora pones un adjetivo mal puesto y te cae una demanda por lo criminal a menos de nada… ¿Pero no van a entrullar al gabinete de la Junta de Andalucía en pleno por unas subvenciones? ¿De cuándo aquí ayudar al prójimo era un delito? ¡Pero si me suena del catecismo de segundo grado que compró mi padre por 4 pesetas en los sesenta, editorial Luis Vives, que lo de ayudar al prójimo era lo suyo, vamos, de matrícula en lo del buen cristiano!

 

Y no te digo nada si, por los efectos de no haber desayunado, la entiendes mal, te vienes arriba y se lo cuentas por ver si se anima… entonces te entrullan seguro… no te salva del cuartelillo ni estar aforado en la Confederación Mundial de Ex alumnos de las Hijas de María Auxiliadora.

 

Pues nada, que tampoco va por ahí el estudio, que todo se reduce a la calidad del sueño, en román paladino, a si dormimos bien o no, si los castellanos y leoneses tenemos un sueño profundo o nos despierta la vejiga cada 3 minutos.

 

Me animo y pienso… ¡Ésta es la nuestra, por fin va a haber algo en lo que vamos a quedar primeros los de Pucela, porque tengo yo algunos compañeros que aún no conocen lo que es llegar a las ocho al currelo!… ¡muchos, sí, pero no puedo dar nombres… que sería de mal gusto! (Dimas, Avelino… tranquis que no he soltao ni pizca, que soy una tumba, ni palabra he dicho).

 

Pues nada, salvo que Chema Díez se haya hecho la pilila un lío con las estadísticas, duermen mejor que nosotros los de Palencia, los de Salamanca y los de Zamora, manda huevos. ¡Uy, he dicho una palabra malsonante!… Félix Angel, discúlpame, retiro lo de “estadísticas”.

 

Que los de Zamora duerman más profundamente que nosotros, pase, porque allí no se oye un ruido ni de día, pero que lo hagan también los de Salamanca, con los pedales que agarran los universitarios cuando salen de marcha, es que no tiene perdón. ¿Para qué hemos quedado los de Pucela?

 

Según el estudio, los trabajadores varones de Castilla y León doblan a las mujeres en cuanto a la rapidez con que se duermen ya que sólo el cinco por ciento de los varones dice tener dificultad para dormirse frente al porcentaje en las mujeres de la región que es del doble. ¡Esto tiene mérito, hay que recalarlo, o es mentira! Los hombres sabemos bien lo que viene detrás de esas dos sencillas palabras, sólo dos, pronunciadas por tu señora al poco de irse a la cama… “¿Estás dormido?”… Como digas que no, prepárate para una buena… te tiene la churri despierto otras dos horas y media, y todo porque en el Gadis ponía mal el precio de los albaricoques u otras cosas de enorme trascendencia… Así que cuando la enfermera del Premap preguntó si te dormías pronto, la mayoría de los hombres dijo, “vamos es poner lo de “el lobito está ganando, tralarí, los borreguitos pagando” y como si fuera una nana, me quedo sopa”. Lo comprendo.

 

Lo que me deja mal cuerpo, y no sé cómo digerirlo, es si viene a ser verdad que a los vallisoletanos nos gusta la cama… para dormir… ¡Qué pereza, a ver si lo arregla mi vecino esta noche y no le dice a su churri que le duele la cabeza!… ¡qué asco de pisos, es que en este bloque se oye todo!

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: