Andres miguel silueta original

SpeaKers Corner

Andrés Miguel

Relaciones personales

Ya puede olvidarse, nada recibirá si nada ha entregado antes.

 

En la vida, y por tanto en la empresa (que no es sino un pequeño trocito de esa tarta que llamamos vida), la clave de todo son las personas.

 

Habida cuenta esta premisa, las relaciones entre personas serán el fundamento de gran parte de lo que nos acontece cada día.

 

Parece sencillo, pero nos empeñamos en olvidarlo.

 

En la base de una gran mayoría de las relaciones entre las personas, podemos encontrar, a poco que hagamos repaso, un cúmulo de vivencias regidas por el proverbio latino “do ut des”. Nos guste más o nos guste menos. Tan es así que acabamos creando un vínculo duradero cuando somos capaces de animarnos a ceder en favor de otros en la confianza de que éstos harán otro tanto en nuestro favor en el momento en que así resulte necesario.

 

Aunque la máxima falla algunas veces, sólo comportarse bien con las personas produce que éstas se empleen de igual forma contigo.

 

En las empresas, un directivo comenzará a verse reforzado por los miembros de su equipo, cuando éstos hayan recibido antes verdadero apoyo por su parte. Sólo la actitud ejemplarizante del líder de un equipo animará al resto de integrantes a replicar esa imagen y convertirse también en ejemplos del mejor desempeño posible. Y al revés, lamentablemente.

 

Y así, una compañía donde las relaciones entre sus miembros tienen en común el ser una referencia positiva, el interés por el servicio a los demás, el respeto y la búsqueda de la excelencia, habrá dado ya un enorme salto hacia la consecución del éxito en los negocios. Sus posibles clientes percibirán, no lo dude, las bondades de ese comportamiento y confiarán en ella, comprarán sus productos y se harán eco de sus propuestas. Una organización en cuyo seno sus miembros se sienten especiales, hace que sus clientes se sientan igualmente especiales, y nada desea más un cliente que sentirse atendido como un único individuo, especial e irrepetible, en lugar de ser tratado como un número más, cuando no como un fastidio o una molestia para el vendedor.

 

Si desea que su empresa resulte triunfante en la batalla por la supervivencia en este mundo de tiburones, o si su ánimo es obtener de sus equipos resultados de éxito, recuerde que nada recibirá si nada ha entregado antes.

 

Siendo así, el camino consistirá en cuidar extremadamente de las relaciones con las personas, a lo que sin duda le ayudará mostrarse servicial, escucharlas, valorar sus individualidades y respetarlas. Resumiendo, el camino consistirá en entregarse a ellas.

 

Andado este camino, su empresa o usted mismo, recibirán el premio merecido. No me cabe duda.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: