Raulgasco original

Sobre Ruedas

Raúl Gasco Casaos
Toda la actualidad del mundo del motor, semana tras semana en "Sobre Ruedas". Lanzamientos, salones, actualidad, pruebas de conduccion, toda la actualidad del Planeta Motor, de la mano de Raúl Gasco

Mareas de colores

F%c3%b3rmula 1 detail

El gran circo del motor arranca de nuevo. La marea azul o roja, llena sus pulmones para alentar, carrera tras carrera, a Fernando Alonso, que a bordo del nuevo F138 tratará de alzarse con su tercer campeonato del mundo.

 

Ya van  quedando un poco lejos los dos campeonatos consecutivos de Alonso. La marea azul  se va diluyendo, para tintarse de un rojo intenso. Los incondicionales del piloto y la marca, vamos necesitando que esas remontadas en carrera y esos adelantamientos imposibles a coches técnicamente superiores, se conviertan en trofeos y puntos suficientes para que en Brasil dancemos samba empapados en champan, porque "el segundo es el primero de los perdedores" como rezaba Senna,  y a los tifossi nos sabe a poco.

 

El campeonato a priori se presenta muy igualado. Nueve equipos se mueven, frente al crono, en el mismo segundo, y se cuentan con los dedos las centésimas que hay entre los principales, con lo que la hegemonía de Red Bull podría tener los días contados. Y es ahora cuando aquí toca mojarse.  Qué o quién es el artífice de los dos años de éxito arrollador del equipo austriaco. ¿El coche? ¿El piloto? ¿Ambos? ¿Ninguno?

 

Desde que la Fórmula 1 en España es fenómeno de masas, han surgido en todas las reuniones tabernarias ingenieros de motores, de pista, jefes de mecánicos, de escudería, incluso me he llegado a encontrar algún presidente de compañía o un  fabricante de alerones que en el café de la mañana daban clases a Del Bosque como seleccionador nacional de futbol. Verter mi opinión en un foro público me supone aceptar que me arrollará una marea, que en este caso puede ser verde, que es como me pondrán en muchas respuestas, pero las opiniones son como los ombligos, todos tenemos uno. La mía es esta:  Con unas modificaciones mínimas en el reglamento, que nada cambia las cosas en 2013 es evidente que el  Red Bull es EL COCHE a batir.  Repito: el Red Bull es EL COCHE a batir. ¿ Y el piloto? El piloto, no. No quiero quitar ningún mérito a Vettel, (o si)  pero sí romper una lanza por todos los demás. Me acabo de mojar los pies hasta el cuello.

 

Quiero dejar claro que cuando hablo de coche y piloto no me refiero a ellos de forma individual, sino al conjunto que les rodea a cada uno.  El coche es el resultado del trabajo de un montón de personas, seguramente muy bien avenidas y dirigidas, y el piloto es además de si mismo, todo el equipo que le rodea, su entorno.  

 

Las cribas que tiene que pasar un piloto hasta llegar a  pertenecer a  la élite de los ventitantos  Caballeros del Rey Ecclestone, son suficientes como para que a este nivel  las diferencias entre unos y otros sean mínimas, y los que están ahí tienen unas aptitudes, que como el valor del soldado español en la mili, se dan por supuestas.

 

En  este reducido  grupo,  cualquiera de ellos hubiera obtenido unos resultados no muy diferentes a los de Vettel  subidos en el Red Bull. Es más, si me permiten hilar más fino diría que ir subidos en el Red Bull de Sebastian, porque incluso dentro de la misma escudería, un coche con unos reglajes diferentes daba unos resultados diferentes. De sobra son conocidas las quejas de Webber (cuando el rio suena...) respecto a los "ensayos" que se hacían en su coche para probar resultados, que siempre le relegaban tras el piloto estrella. Y yo no creo que sea mucho peor conductor uno que otro. De hecho, en bastantes ocasiones ha estado Webber por delante y las órdenes de equipo le han obligado a dejar pasar.

 

El coche de  Red Bull tiene un nombre: Adrian Newey. Único a la hora interpretar el reglamento y llevarlo a su extremo, Newey es un ingeniero de los de lápiz y boceto en servilleta, capaz de pactar con Eolo, o hacer que la naturaleza se rinda a empujar hacia donde sea (y él quiera) su coche. La prueba es que  sin una mecánica a priori, más brillante y si  menos fiable, muy bueno en clasificación, pero no tan constante en carrera cuando se le  aprieta, está donde está.  El coche no es el que mas corre, pero se sujeta como debe donde debe, y donde otros tienen que levantar, el Red Bull puede pasar con el pie a tabla.

 

Pero los coches dan sus resultados en cifras: caballos de potencia, metros de frenada, velocidad de paso por curva, kilos de combustible consumidos, datos fácilmente cuantificables. Sin embargo, al piloto no se le puede enchufar a una máquina y obtener parámetros medibles. Pero si propiciarle entornos más óptimos para que se encuentre "como en casa" a la hora de trabajar.

 

Ferrari pregona haber hecho los deberes en el  apartado "coche", con fichajes estratégicos en  el equipo de ingenieria para combatir a Newey y su arte

 

Yo además añado que también ha hecho los deberes, a nivel "piloto" con el fichaje de De la Rosa como desarrollador  del coche. De la Rosa, gran amigo de Alonso dentro y fuera de las pistas,  hará que el entendimiento entre preparador, probador  y piloto fluya aún mejor, y el ambiente de trabajo sea más cordial. Tres españoles, no olvidemos a Gené probador desde 2005, en el vértice de la "Scudería".

 

Todo pinta bien para la nueva marea roja. Veremos.

 

Comentarios

Rosa 15/03/2013 13:53 #2
Muy buena perpestiva de lo que ha sido la fórmula 1 en los dos últimos años.
ROM 14/03/2013 15:45 #1
Me ha gustado tu comentario. Esperamos se cumplan tus augurios.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: