Silueta maria enrique original

Sin mordazas

María García y Enrique De Santiago
El blog en formato de dúo dialéctico de María García y Enrique de Santiago

Semana Santa

Enrique:

Tras el descanso de la Semana Santa, volvemos al devenir ordinario, pero con el alma contrita por los acontecimientos del terrorismo del islamismo radical, y con el sentimiento de que, por parte de la izquierda extrema, se ultraja la religión católica, sus cultos, sus ritos, su creencia, pero se tiene cierta condescendencia con ese islamismo de ISIS, llegando a estar en el pacto contra al terrorismo sólo como observadores y afirmando que este puede dar victorias a los asesinos. Pero, ¿acaso la unión ha generado victorias en algún momento al terrorismo? ¿Por qué en España el terrorismo de ETA favorece a la derecha y el ISIS a la izquierda? ¿Pero los muertos no son iguales?.

Maria

El descanso de  Semana Santa se ha visto empañado por una nueva masacre en Europa, esta vez le ha tocado a Bruselas, antes fue Nueva York, Madrid, Francia, Londres y varios lugares del mundo. El terrorismo yhadista sigue avanzando, causando muertes y sembrando el terror. Se amparan  en la religión para justificar su violencia, pero la realidad es que son asesinos sin escrúpulos, independientemente de creencias o ideologías, que están causando mucho sufrimiento y dolor. El terrorismo no puede tener religión porque sería una contradicción ya que la verdadera religión es incompatible con la violencia y la venganza.

 

No se puede estigmatizar a millones de musulmanes porque una minoría de ellos siga ejerciendo el terror. Muchos árabes están integrados en nuestra sociedad y condenan contundentemente la violencia, aunque yo sea muy crítica con ciertas posturas reaccionarias y machistas de las sociedad musulmana. Esto no es un problema de izquierdas o derechas, de cristianos, judíos o musulmanes, el análisis es mucho más profundo, pero nada puede justificar sus actuaciones.

 

Enrique:

 

La derecha radical se asemeja a la izquierda extrema en que ambas miran con cariño o, incluso, defienden que la violencia pueda ser un instrumento político admisible y, por eso, una y otra, admiten la existencia de un terrorismo de uno u otro orden, olvidando que la dignidad y el respeto a la vida humana deben de ser unas de las pocas líneas rojas que nunca podremos superar.

 

Maria:

 

Muchas veces, cuando definimos el concepto de izquierda o derecha radical,  englobamos, bajo este término, toda actuación o pensamiento diferente al nuestro, desfigurando su verdadero significado. Los extremismos no configuran a la derecha o izquierda actual,  representan posiciones radicales fuera del marco institucional democrático. Defienden ideas violentas y utilizando los terribles actos terroristas para seguir alimentando odios y obstaculizando la convivencia, por lo tanto, debemos de marcar totalmente la línea que los separa.

 

Enrique:

 

Gracias a la religión católica, con sus luces y sus sombras, Europa, España, ha desarrollado una cultura concreta de libertad, de respeto y de democracia que el Islam, respetable, no ha sido capaz de alumbrar por esas adherencias radicales que, guste o no, también tuvo el cristianismo y fue capaz de superar, resultando generador de los Derechos Humanos, de la dignidad de la persona y de la libertad del individuo.

 

Admitiendo la crítica, no alcanzo a comprender los motivos por los que  una parte de la izquierda está contra esa religión, contra sus cultos, sus ceremonias. ¿Qué daño le hace una procesión de Semana Santa? ¿En qué le perjudica la Navidad? ¿Qué daño le hace la existencia de Caritas, el comedor de los pobres, el Padre Angel y un largo etc. ? ¿Qué hubiera sido de muchas familias sin la Iglesia Católica en estos momentos de crisis económica?

 

María

 

No podemos negar que la propia Iglesia católica, a lo largo de la historia, ha cometido también atrocidades y promovido guerras en nombre de Dios, y como dice el refrán, de aquellos barros vienen estos lodos.

 

Afortunadamente nuestra Constitución establece la libertad religiosa, y señala que ninguna confesión tendrá carácter estatal. Aunque estos derechos no se cumplen en su totalidad, es un avance. La Iglesia Católica sigue aumentando sus privilegios, interviniendo e influyendo en la vida pública en todos los ámbitos de la sociedad, especialmente en la educación donde, con dinero público, siguen adoctrinando, en los colegios, en la moral católica con el fin de seguir manipulando conciencias. A la iglesia católica se le debe exigir respeto a los ciudadanos, al igual que el resto de religiones, y debe ir asumiendo, que no puede seguir con sus privilegios. El estado tiene que ir avanzando en la línea de respeto y neutralidad de las religiones, para que cada individuo pueda apelar a su conciencia y a los valores éticos y morales. Dicho esto, no se puede destacar solo la parte negativa de la iglesia, sería injusto no destacar esa parte de iglesia comprometida en labores sociales y humanitarias. a la admiro profundamente, y que nada tiene que ver con su estructura jerárquica.

 

Respecto a la celebración de la Semana Santa, es normal que exista debate sobre la celebración de los actos religiosos, tanto a favor como en contra. ¿Separamos las instituciones de la religión y mantenemos el laicismo? o ¿debemos  mantener y respetar todas las manifestaciones religiosas?. Yo creo que todo es compatible.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: