Paula martin original

Salamanca en blanco y negro

Paula Martín
Blog de Paula Martín

Dejemos las excusas y seamos realistas

A pocos días de que la Unión Deportiva Salamanca dé comienzo a la pretemporada, aún buscamos a los culpables del descenso, qué pasó, qué hacemos... todas esas preguntas que nos hicimos cuando se confirmó el descenso y que nos las volvemos a hacer ahora, a falta de 16 días del primer partido que vivirá el Salamanca como equipo de Segunda B, pese a ser pretemporada.

No valen excusas, ni caras, ni baratas. No merece la pena pensar en qué hicimos mal, qué más podíamos haber aportado o qué árbitros ayudaron a dejar la categoría. Lo que debemos hacer ahora es asumir que somos equipo de Segunda División B, saber qué jugadores formarán parte de este nuevo reto que debemos superar. La afición debe animar como nunca antes y sobre todo, tener fe en el equipo. Sin todo eso, no tenemos absolutamente nada.

El 3 de agosto tendrá lugar un partido único, que tardaremos en volver a vivir. Jugaremos frente al Sporting de Gijón, equipo que milita en Primera División. Reviviremos momentos que ahora no somos capaces, volveremos a soñar con estar ahí, algo que nos dará fuerza para volver este año a Segunda División e intentar llegar pronto a lo más alto, Primera.

Así, a bote pronto parece la mayor de las locuras que puedo escribir, pero no está tan lejos como pensamos. Hace trece años aproximadamente aún pertenecíamos al más glorioso de los cielos futbolísticamente hablando, Primera División. Lo único que hay que hacer para volver es buscar buenos aliados: jugadores comprometidos y un sistema de juego que funcione y por último, como bien dice Melendi... "Una taza de fe, por favor".

Ésos serían los complementos ideales para que la Unión vuelva a soñar con Primera, y viceversa. Aunque ahora algunos se rían, recordemos que la Unión Deportiva Salamanca ganó al Barça en el Helmántico y en el Camp Nou. En la actualidad, el Barça es el mejor equipo del mundo. A veces, es bueno echar un vistazo atrás para recordar viejas glorias, y quién sabe, quizá sirva de motivación y de ejemplo para que ese reencuentro lo podamos vivir pronto.

Para todo lo anterior hace falta la unión -y nunca mejor dicho- del equipo y de la afición. No debemos esperar para aportar nuestro 'granito' de arena. Así que, dejemos a un lado las excusas, y apoyemos al equipo para que el retorno a Segunda se produzca lo más temprano posible.

!HALA UNIÓN! Ayer, hoy y siempre.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: