Buzo80x111 original

"Rockin' Roca"

Iván Velayos
El Buzo en el Purple (Festival Internacional Purple Weekend 2012)

Terrier y Turistas Sala Silikona 20-05-2016

Terrier portada detail

El pasado viernes 20 de Mayo tuvo lugar en la Madrileña Sala Silikona una nueva entrega del ciclo de conciertos “Coca Cola Concerts Club”, patrocinado por la conocida marca de refrescos y promovido por la asociación de salas de conciertos de Madrid “La Noche En Vivo”. 

 

“Miedo y Asco en ... los Coca Cola Concerts Club” y con ganas me quedo de tirar tras los pasos de Hunter S. Thomson, y aunque esto de los conciertos está muy lejos de asemejarse a la decadencia del derbi de Kentucky, la campaña electoral de Nixon o a una noche en las Vegas, si que he podido ir observando una clara radiografía del actual estado de... la ni siquiera industria musical española, más bien del pingüe estado de la música y salas de base, de la pobre respuesta del público a los conciertos y el despiste, voracidad y pretensiones de los grupos que están peleando por sacar la cabeza a flote, con más ínfulas de grandeza que buenas canciones; sintiéndose iluminados por un toque de divinidad exclusivo de su persona, muy propio de la edad, no quieren darse cuenta de que esto ha de estar argumentado con un repertorio y presentación de mucho nivel, no basta con las gracias que te rieron tu madre y tu novia el pasado cumpleaños.

 

 

Está mú feo eso de ponerse a morder la mano que te da de comer, si me apuran, está feo hablar mal de cualquier cosa y evito como la peste el tener que escribir sobre lo que no me gusta; discos, conciertos, grupos... por mucho que consista en hacer crítica esto de escribir a cerca de lo que hacen los demás, si no me gusta y lo que voy a hacer es hablar mal, no lo hago, más cuando tiene relación con lo que es una actividad remunerada, prácticamente una oportunidad de oro de poder mostrar el oficio de uno; lo de fotografiar conciertos me resulta especialmente agradecido dentro de la fotografía, por disponer de unas personas que no van a poder sentirse cohibidos por la cámara, ya que tienen que atender a su instrumento y esto no los va a dar lugar a posar o sobreactuar; las líneas de mástiles de instrumentos, las expresiones corporales, las luces y coloridos de las salas... Lo primero, evidentemente, es dar las gracias por permitirme participar como fotógrafo en estos eventos e insisto en que es una oportunidad de oro para mí, pero creo que también es un ejercicio de higiene moral o de conciencia saludable el ser capaz de poner los puntos sobre las “íes” y llamar a las cosas por su nombre, desde luego y por supuesto que desde el respeto y todo ello con una intención colaborativa, con la intención de aportar por si puede servir para mejorar en lo posible la situación y circunstancias del “criticado” y al final, conseguir sumar para la causa, no tirar por tierra a nadie, cosa que considero completamente improductiva por otro lado. 
 

 

Aunque se adivina por lo que llevo contado hasta aquí, por dónde van los tiros, sí que hay un número de hechos, de variables que participan en el puzle sociológico del que se sirven las agencias de marketing para decidirse o programar una campaña u otra para tal o cual producto, que intervienen directamente en el caso que nos atañe, siendo la más particular, o por lo menos la que a mí más me llama la atención, la fractura de criterios entre los públicos capitalinos y provinciales en el rango de edad de los 20 a los 30 años. 

 

Quizás no esté la división o diferencia de criterios situada entre el pueblo y la ciudad y lo esté en el entorno, los estudios, las inquietudes, el nivel económico... pero el caso es que el grueso del público potencial que puede existir interesado en las bandas emergentes, no puede estar (y no lo está) incluida en la generación “Millenians” o “Z” o como se les antoje llamar a las grandes compañías a la última iniciativa de encorsetar y someter a todo este rango de población con la que salivan, se afilan los dientes y hacen caja Inditex y el Primark. No todos los nacidos dentro de la era digital son brillantes estudiantes con dos estupendas carreras y Masters que se han creído la idiotez esa de la compra inteligente, la formación continua en la empresa que se los está rifando por lo buenos profesionales y lo bien preparados que están y el carácter de “Tiburón Social” con el que se ha programado casi genéticamente a esta generación que viene y está. 

 

Pero, ¿dónde está?, en los conciertos de las salas de los grupos de base desde luego que no, incluso me atrevería a decir dónde y a poco que lo piensen, ustedes también: Lamiéndose cada uno su propia “pija” que es lo que toca a día de hoy; la música ya no es la principal fuente de ocio juvenil, esto se ha diversificado en multitud de ofertas, desde el gastrobar al senderismo, que son de agradecer y como la competencia bien entendida, deberían funcionar de estímulo hacia la mejora y potenciación de los productos de ocio y no hacia la complacencia y el victimismo. La gente está donde saca su mayor beneficio personal, donde tiene un interés implícito del tipo que sea y que un concierto de Supersubmarina esté abarcando tu mismo nicho de mercado el mismo día que tú tienes un concierto programado en una sala de barrio, no es excusa para no salir a escena como si no hubiera mañana. 

 

 

 

Turistas no es un grupo tan inexperto, es una banda emergente y como tal, debería reivindicar su emergencia sobre las tablas; cuatro trabajos: dos mini-ep’s, un single y un ep de nueve temas, deberían ser suficientes argumentos que defender como para salir a barrer las tablas del más escabroso escenario y el más horrible público que se pueda concebir.
   

 

Se suele decir que en esto de la música se envejece pronto, que es difícil, por no decir imposible, el seguir las novedades de cada momento, que solemos estancarnos en la música de nuestra juventud y las cosas nuevas que van saliendo resultan cada vez más difíciles de asimilar y comprender según nos vamos haciendo mayores; a mí me sucedía lo contrario, un disco o un grupo subían hasta el pedestal de la excelsa sublimación cuando eran capaces de elevarme a los 15 años desde los 40 que ya paseo (y poseo) y disfruto con esa búsqueda como ustedes no se pueden hacer a la idea. Pues bueno, este viernes a mi me cayeron 50 años encima sin tan siquiera esperarlo y si bien es cierto que no puedo identificarme con la cosa esta aséptica y analgésica del materialismo estético industrial de ascendencia 80’s que son las señas de identidad del Indie patrio, si que se disfrutar de lo que se hace con ganas y emoción. 

 

Lo de que en un concierto no se mueva ni tú novia debería hacer pensar; si la gente no se acerca a ti, tú no deberías alejarte más, si notas que tu público se está enfriando, sacúdete el pasmarote que se te ha puesto encima y vete por lo menos con la conciencia tranquila de haber hecho todo lo que estaba en tu mano, si ves que hay partes de tus canciones que no funcionan, rectificar es de sabios y la autocrítica nunca está de más, si tus letras son tan profundas y rebuscadas que nadie de tu entorno se sabe todavía un estribillo, o no tienes estribillos, es para plantearse qué es lo que estás intentando contar. 

 

Lo del elitismo es un truco de captación de público hasta cierto punto; no todo el mundo tiene la necesidad de hacerse ver como una persona culta y lista, no todo el mundo tiene la necesidad de auto regodearse en su crisis emocional y problemas personales, no resulta ni gracioso, ni estimulante, ni atrayente el que unos chicos guapos y jóvenes de vida regalada estén tristes porque han descubierto que el mundo hay que pelearlo y tiene una dificultad implícita el sobrellevarlo cada día. 
   

 

A mí me entró el sopor, vi que tenía suficiente material registrado en la cámara, me aburrí y me fui a fumar y por lo que vi no fui el único. Siento hablar en estos términos sobre un grupo que está empezando, pero hay que dar al Cesar lo que es del Cesar y yo en aquel momento tenía más necesidad de una dosis de nicotina y de librarme del aturdimiento que me estaba produciendo el concierto que seguir contemplando aquello. 

 

 

Lo de Terrier es harina de otro costal; no en vano eran el grupo cabeza y el tocar con ellos una de las recompensas de la convocatoria para grupos noveles de Coca Cola y La Noche En Vivo. Aunque también situados sobre las mismas directrices Indies que Turistas, se nota que son perros viejos que vienen con el culo pelado de mil movidas anteriores y no son unos talibanes fundamentalistas del Pop lánguido dirigido a modernos. 

 

Disponen en su coctelera de ingredientes tan variopintos como el Garage o la Psicodelia que son el elemento diferenciador y distintivo que aportan a lo del “Indie”, y digo “Indie” peyorativamente porque me siento en las antípodas de la cosa esta de la autocomplacencia superficial emocional en la que se basa todo el asunto, pero como dice el refrán, “lo bien hecho bien parece” y lo de Terrier está hecho con ganas, pasión y emoción y eso se transmite. 

 

Intensidad. Quizás sea el concepto clave con el que Terrier consigue levantar a un público indolente por definición; lanzar intensidad desde el escenario a su público para retroalimentarse hasta un delirio de proporciones sísmicas cual banda de Heavy Metal setentero llena de ácido al uso; intensidad en una sección rítmica que golpea con precisión quirúrgica y contundencia tectónica; intensidad en unas guitarras sin fisuras sonando a cuatro esquinas; intensidad a cuatro (incluso cinco) voces sonando al unísono en dos pares femenino – masculino; intensidad llevada a un paroxismo frenético de desarrollos instrumentales catárticos enfebrecidos...  

 

 

Lo de apropiarse de letras ajenas o populares para ilustrar una serie de acordes o un fraseo musical propio es muy del flamenco y el folklore popular, que en este caso, desconozco de donde le viene la “casta” al “Terrier” (se que el chiste es malísimo pero estaba demasiado a huevo), pero personalmente me parece un punto a su favor eso de levantarle por el morro (¿otro chiste de perros?) una letra a Julio Iglesias o apropiarse de la letra del la cumbia de cinta de gasolinera “Obsesión” para reconvertirlo en un tema propio. 

 

El proyecto tiene recursos como para asentarse como una propuesta de calado y con extensión en tiempo, todo se andará. 

 

Con un poco de suerte cuando lean esto yo estaré haciendo el revelado digital de las fotos de la banda Londinense “Los Pepes” que tocan este lunes en la Aldea de San Miguel, pueblecito del extrarradio de Valladolid, la semana que viene les cuento. Un Saludo. 

 

 

Comentarios

Buzo 24/05/2016 11:12 #1
Álbumes de fotos: Turistas: https://flic.kr/s/aHskwZA3eB Terrier: https://flic.kr/s/aHskAgX2ra Bandcamp: Turistas: https://turistasband.bandcamp.com/ Terrier: https://losterrier.bandcamp.com/ Gracias y un saludo :)

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: