Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

Minecraft, el juego de moda

Es el nuevo fenómeno de juegos de ordenador, principalmente para niños y preadolescentes. Un nuevo fenómeno que fue incluso comprado por Microsoft por 2.500 millones de dólares. ¿Pero qué tiene este juego?

Es un juego bastante extraño para lo que se estila hoy en día. Los gráficos son bastante malos, y no tiene efectos especiales ni experiencias apasionantes. Se trata de un juego de construcción que tiene millones de usuarios y se ofrece en casi todos las videconsolas y ordenadores (bastante barato por cierto). Es bastante fácil de utilizar, de hecho una de las gracias que tiene este juego es descubrir las formas de jugar, y las construcciones que se puede llegar a hacer son espectaculares. Al principio, el éxito de este juego desconcertó a los expertos, pues no tenía ninguno de los elementos que las modernas teorías creen que son la clave del éxito: ni gráficos espectaculares, ni experiencias frenéticas, ni es especialmente social.

 

 

Entonces ¿cuál es el éxito de este juego? Pues lo más fácil ha sido preguntárselo a los niños ¡¡Es divertido!! Permite casi una libertad sin límites, y las posibilidades de autonomía en la construcción facilitan expresar la creatividad del que está jugando. Por cierto, los educadores lo recomiendan como método pedagógico para los niños. Personalmente yo siempre he creido que los niños están mejor con un balón que en frente de una pantalla de ordenador, pero puede que yo sea un antiguo. De cualquier forma, puestos a perder el tiempo, parece más sano esto de construir virtualmente, que jugando al futbol con el FIFA o matando gente con cualquiera de los miles de videojuegos que se dedican a ello.

 

 

Cuando el niño se ponga a jugar a esto, os recomiendo encarecidamente que os intereséis en el tema. Tiene varios modos de juego, pero el más preferido por los niños es el "libre" que permite la mayor creatividad. También hay un modo "supervivencia", bastante popular; pero lo cierto es que es poco competitivo, pues el jugador "revive" al poco tiempo de ser eliminado en este modo. También permite jugar y construir en modo cooperativo. Los riesgos de este juego: pues los habituales de los juegos sociales (hay que vigilar con quien se relaciona el niño en los chats y redes sociales que se articulan en su entorno) y, sobre todo, las cantidad de horas que gastan los niños delante del ordenador, pues parece que es realmente adictivo.

 

Antonio Ferreras

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: