Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

¿Qué podemos hacer? Llámale "asesino"

Ha muerto Henar, de 32 años, de un tiro en la cabeza. Éste es el hecho. El hombre con el que tenía un hijo de apenas un año la ha quitado la vida en otro más de los episodios de violencia de género que parecen no tener fin en nuestro país.

 

Medina del Campo se ha echado a la calle, los periódicos le han dado portada, las radios han abierto con la triste noticia, las condenas llegan de todos los ámbitos: organizaciones de mujeres, políticos y una sociedad harta de tener que soportar esta lacra.  Pero, me pregunto si hacemos lo suficiente. Y la respuesta es no. No hacemos lo suficiente. No lo hacemos. Porque podríamos tener esperanza en que la anticultura del franquismo, respecto a la mujer, está desapareciendo, por puro relevo generacional. Pero Henar  era tan joven, nacida en la democracia, al amparo de los derechos y de la protección de un Estado, se supone, comprometido con la paz y en lucha contra la delincuencia.

 

¡Ya está bien!, los maltratadores no sólo son maltratadores, son delincuentes, agresores y asesinos y así deberíamos estigmatizarlos ante la opinión pública. Hemos de tratarlos, desde la primera denuncia con un protocolo de asesinos en potencia, algo que no se está haciendo. Cuando ese mensaje cale, cuando todos interioricemos que el que pega a su pareja es un criminal, estaremos en el camino. Aún, y siento decirlo, se sigue suavizando la literatura y la terminología al hablar de esta forma de violencia.

 

No es admisible que un tipo destroce la cara de su mujer a golpes y en muy poco tiempo esté en la calle. Sí,  puede que tenga  una "orden de alejamiento", pero esa orden  carece de validez en muchos casos porque no hay sistemas de control suficientes, por falta de financiación, para evitar que el asesino se acerque a su víctima y para no permitir que culmine lo que con toda seguridad vino siendo un rosario de golpes, insultos, vejaciones y heridas del alma, en días de congoja y sinvivires.

 

No es admisible que chicas como Henar no denuncien, cuando el entorno "lo veía venir", y que no denuncien por no tener suficiente confianza en la protección que le pueda dar el sistema, o por "el qué dirán", algo que aún no hemos desarraigado de nuestro imaginario colectivo en este tipo de casos y sobre todo en comunidades más pequeñas donde todos se conocen.

 

No es admisible que nadie haga nada cuando desde las organizaciones de mujeres estemos alertando de que las redes sociales, la nueva sociedad de la información, debe ser dada a conocer a los jóvenes y a las jóvenes en las escuelas e institutos desde un punto de vista pedagógico, porque se están convirtiendo en foco de control hacia chicas menores de edad, y explicar que el amor no es eso, que las relaciones de amor se basan en el respeto y no en el control, que los celos no son una forma de amor. Porque también hay que educar en los conceptos sobre el amor, el sexo consentido, el respeto por el cuerpo del otro.

 

Los dirigentes políticos de nuestro país entonan hoy un "mea culpa" a mi modo de ver insincero, oportunista  e hipócrita. Señora Mato, Señor Herrera, por favor, sean coherentes, restablezcan las partidas presupuestarias que han eliminado de sus cuentas para la lucha contra los asesinos de mujeres, contra esos criminales indecentes, partidas para proteger a inocentes, en resumen. Señores de la Junta, implementen programas en los colegios e institutos, anuales y con un currículo como otras asignaturas, para educar en el respeto, el amor y la tolerancia; Señor Gallardón, usted que tanto ama la vida, como dice, hágala respetar, sea valiente, establezca protocolos duros, como para los terroristas, para este tipo de terrorismo que es su responsabilidad, como los otros.

 

Ester Bueno Palacios
Presidenta de la Asociación de Mujeres Josefina Aldecoa

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: