Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

Las olvidadas

De lo que tengo miedo es de tu miedoShakespeare
A finales de este mes de agosto se les retirará la tarjeta sanitaria a los extranjeros en situación irregular, según esas decisiones que el Gobierno de Rajoy está tomando en contra de toda dignidad humana. Pero las mentes pensantes del Ejecutivo han decidido que si no se tienen papeles se puede recibir atención médica bajo pago de más de 700 euros en una especie de contrato extraño que el propio Gobierno firmará con gente que oficialmente no vive aquí, algo absurdo y surrealista si se analiza fríamente.Se ha criticado, se han pedido explicaciones y se han anunciado acciones para intentar parar  estas decisiones que pueden desestabilizar la sociedad a base de ir contra los más débiles. Pero si como parece, la entrada de vigor de las nuevas normas es irreversible, habrá colectivos muy especialmente afectados y para los que estamos hablando de muerte sin atención médica, porque son los colectivos del miedo.Hoy me quiero referir a lo que ellos denominan "víctimas de trata", es decir, mujeres que son traficadas como si no fueran seres humanos para dedicarlas, bajo coacciones, fuerza y violencia, a ejercer la prostitución en nuestro país.Estas mujeres son las olvidadas de las olvidadas, el eslabón más débil de una cadena infame que de por sí debería hacernos bajar la cabeza avergonzados porque aún exista en nuestro país. Son mujeres cuyas familias pierden su pista en el lugar de origen, que viven confinadas sin más contacto que con "los clientes" con los que no pueden hablar porque desconocen nuestro idioma, una existencia de explotación y miedo.Me pregunto qué tipo de atención médica podrán tener sin ningún papel, sin posibilidad de suscribir ese pseudo seguro médico, sin posibilidad de nada. Porque el Gobierno de Rajoy dice que las víctimas de trata estarán exentas del pago para atención sanitaria. Pero para ser "víctima de trata" la mujer tiene que haber tenido la posibilidad de denunciar su situación, tiene que haber podido huir del prostíbulo, haber llegado a una comisaría y haberse arriesgado a perder la vida.Hay que decir también que esa expresión de "inmigrantes irregulares"engloba a un número muy elevado de mujeres, entre esos 150.000 que el Gobierno dejará sin tarjeta, que dejan a sus hijos al cuidado de los abuelos o de sus parejas para buscar una oportunidad en España. Porque hasta ahora había sido más accesible para ellas  encontrar un empleo en el ámbito del trabajo doméstico y en el cuidado de mayores dependientes, máxime cuando el desplome de la construcción ha contribuido a frenar también la entrada de varones.Pongámonos en el lugar de cualquiera de esas mujeres que he descrito. No hay más que decir.Ester Bueno PalaciosPresidenta de Mujeres Progresistas de Ávila

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: