Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

¡Juntas podemos!

El año pasado fue proclamado por Naciones Unidas el año de Internacional de las Cooperativas, por su aportación a construir un mundo más igualitario y porque mejoran en gran medida la situación de muchas personas. Según la ONU,  además, el modelo cooperativo contribuye en el mundo a la erradicación de la pobreza y quienes participan en ellas alcanzan objetivos que de otra forma serían muy difíciles de conseguir.

 

En la filosofía vital actual que promueve y proclama el individualismo como estrategia para desarrollarse, la acción colectiva de las cooperativas dan una lección de que uniéndose, trabajando en equipo, juntos, se pueden vencer muchos obstáculos y ayudar a construir espacios comunes.

 

En este sentido, las cooperativas de mujeres tienen una importancia singular desde hace muchos años en todos los países del mundo, casi el 50% del trabajo en el sector cooperativo está conformado por mujeres. Especialmente en países en vías de desarrollo el que ellas accedan al mercado laboral mediante este sistema significa que existe una herramienta para que puedan mejorar su nivel de vida, tener posibilidades de ahorrar, de que se les conceda un crédito, etc. Todo ello sumamente importante en el área del trabajo. Pero aún más significativo es que de esta manera las mujeres tienen un acceso más libre a la educación y a la formación y en el ámbito familiar encuentran fuerza para dejar de situarse bajo la dominación del varón de la familia, hermano, padre o marido.

 

En nuestro país, las cooperativas crearon en el año pasado muchos puestos de trabajo, en un momento en el que  la destrucción de empleo es la tónica general. España tiene cerca de 17.000 cooperativas que según dicen desde su confederación tienen a la persona como referente, por encima del capital. También desde ahí señalan que el 80% de las personas que forman cooperativas tienen un empleo fijo, al ser socios y que las mujeres ocupan el 50% de los empleos y un 40% de los puestos de responsabilidad.

 

En el mundo rural se están impulsando cooperativas de mujeres desde diferentes organizaciones que ofrezcan servicios de proximidad muy demandados, tales como ayuda a domicilio, ayudas a personas dependientes y a ancianos, de limpieza, de cocina casera, etc, etc. Lo que pretenden es eliminar la invisibilidad de las mujeres en el mundo rural y poner en valor un modelo de vida que muchas no quieren abandonar.

 

El arraigo de las familias en los pequeños municipios de la provincia, el mantenimiento de la población y el freno a la deserción del mundo rural, está en manos de las mujeres. Cuando ellas deciden irse se cierran las casas. Por eso es tan importante implementar y ayudar a este tipo de iniciativas.

 

El “juntos podemos” funciona y es casi un alivio que todavía podamos demostrar en algunos casos que unirse ayuda y que somos parte de una colectividad a la que poder aportar parte de nuestro talento, de nuestras ideas o de nuestras fuerzas.

 

Ester Bueno Palacios

Presidenta de la Asociación de Mujeres “Josefina Aldecoa”

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: