Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

CÓMO SON LOS ADOLESCENTES: un tiempo difícil para ser padres y… para ser hijos.

Adolescencia detail

“Dice el adolescente al dependiente:

 -Si le gustan los pantalones a mi madre ¿los  puedo venir a descambiar?”

En esta ocasión pretendo dos cosas, por un lado desmitificar la adolescencia como una etapa tormentosa para todos y por otro lado dar pautas para educar con acierto cuando se dan momentos difíciles. Lo haremos en tres posts.

 

Siguiendo a J.A Marina, comparte con nosotros ciertas investigaciones y nos hace reflexionar diciendo: “De los problemas de la adolescencia culpamos a las hormonas. ¿Qué van  a hacer los pobres si están hormonalmente dopados? Pero la neurociencia nos dice que no es un problema de hormonas sino de cerebro, es como si pasan de conducir una motocicleta a un Ferrari, el cambio es espectacular y estupendo, pero conducir un Ferrari es difícil, y si no lo sabes hacer puede ser peligroso”.

 

Con un lenguaje más cercano, nuestro hijo adolescente es cómo “La M-30 en obras”, una carretera que será muy importante pero que en estos momentos es todo un caos.

 

SOBRE LA RESPONSABILIDAD:

 

Los adolescentes merecen que les exijamos más, que les obliguemos a asumir responsabilidades, nosotros tenemos que creer en ellos

 

Hay que dejar “la pelota” de la responsabilidad en su campo, es decir, que tome sus decisiones y cargue con las consecuencias de sus actos. Dejarle claro al adolescente que le apreciamos y queremos incondicionalmente, pero que eso no significa que no le exijamos responsabilidad y autodisciplina. (ejemplo: ¿qué no quieres echar la ropa sucia a lavar?,  no lo hagas, llegará un momento en que no tengas que ponerte)

 

¿Qué hay peligros en el mundo?: razón de más para que aprenda cuanto antes a ser responsable de sus actos. No se aprende a ser responsable con la edad, sino exponiéndonos a la toma de decisiones.

 

Y ello no quiere decir que les dejemos hacer lo que quieran. Dejaremos claro los límites y las consecuencias. Y los padres deben saber decir no pero sin enfadarse por ello ni echarse después para atrás. Las normas son necesarias, sin ellas nuestros hijos están perdidos. Estas reglas deben ser razonables y menos restrictivas según el adolescente madura y se hace más responsable.

 

Y los adolescentes necesitan otros límites para incumplirles, desarrollar su personalidad, y aquí es donde los padres deben ser inteligentes y saber negociar hábilmente: si queremos por ejemplo que un hijo vuelva a las 12, comencemos poniendo las 11:30 como hora límite para ir negociando hasta llegar a donde queremos (igual que se hace con los fichajes de los futbolistas) pero sabiendo que hay cosas que no son negociables. El resto del pulso es sano.

Comentarios

Aurora 24/04/2013 13:00 #1
Gracias Juan Carlos. Tus post son un auténtica delicia.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: