Silueta saul n amado original

"Punto y coma"

Saúl N. Amado
Artículos relacionados con el mundo de la política, la crítica a determinados temas, experiencias vividas por el autor y actualidad en general.

EL ACLAMADO

Rey felipe vi  rugby detail
 
Como buena final de la Copa de SM el Rey que se precie –sea del deporte que sea–, Felipe VI acudió a la cita. Valladolid demostró que le quiere y le acogió con los brazos abiertos. 

El día amanecía entre nubes y claros. Valladolid se preparaba para un momento histórico: la Final de la Copa del Rey de rugby. Más de 25.000 personas decidieron acercarse al Estadio José Zorrilla para contemplar la mejor cara del deporte español: apreciar los valores, la valentía y la nobleza del rugby. Valladolid quería vibrar y explotar de energía.

 

Como buena final de la Copa de SM el Rey que se precie –sea del deporte que sea–, Felipe VI acudió a la cita. Valladolid demostró que le quiere y le acogió con los brazos abiertos. Aplausos, aplausos y más aplausos para el Monarca, que correspondió con sonrisas y saludos. El José Zorrilla se fundió en una sola voz al corear el nombre del Rey a los cuatro vientos. El entusiasmo –y nerviosismo– se respiraba en el ambiente.

 

El Católico, el Hermoso, el Hechizado… y ahora el Aclamado. Felipe VI, el Aclamado. La Ciudad de Valladolid ha dado apodo al actual Rey. ‹‹Ojalá fuera siempre así››, me dice mi amigo Becerril, socio del Real Valladolid desde hace más de cinco décadas y amante del fútbol. Bueno, amante del respeto y la educación, más propiamente dicho. ‹‹En el fútbol o en la era, la educación va primera››, que diría Becerril.

 

El Salvador se hizo al fin con la Copa, pero todos los vallisoletanos allí congregados jugábamos con ventaja: ganara quien ganara, la Copa se quedaba en casa. El domingo pudimos ver una lección de compañerismo, deportividad y respeto. Lástima que no lo veamos en otras competiciones deportivas, donde los insultos y silbidos son los jugadores titulares –y suplentes–.

 

Felipe VI bajó al campo, felicitó a los dos equipos y entregó la Copa. Y por si quedaba alguna duda, se retiró igual que había entrado: entre aplausos, aplausos y más aplausos. Demostrado: Felipe VI, el Aclamado.

 

Saúl N. Amado

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: