Silueta saul n amado original

"Punto y coma"

Saúl N. Amado
Artículos relacionados con el mundo de la política, la crítica a determinados temas, experiencias vividas por el autor y actualidad en general.

CERRAMOS UN LIBRO, ABRIMOS OTRO

Reloj noche vieja detail

Último día del año. El 2015 está a punto de desembocar en el gran mar de los años pasados. ¡Feliz Año Nuevo!

Último día del año. El 2015 está a punto de desembocar en el gran mar de los años pasados, donde –supongo–  se encontrará con viejos conocidos como el 2010 y su Mundial de España, incluso con la Copa del 82 y Naranjito. Mientras tanto, aquí, en nuestro camino hacia al mar, estos 365 días que quedamos atrás dan para mucho. Tanto bueno como malo.

 

Si en algo están de acuerdo –será lo único– Rajoy, Sánchez, Iglesias, Rivera y todos y cada uno de los partidos políticos del panorama nacional, es en que el 2016 va a empezar a correr en menos de veinticuatro horas. Para entonces, ya tendrán que tener unas líneas de actuación definidas –espero que ya las tengan– si no queremos meter el sobre en la urna, otra vez, allá para febrero o marzo. Y me pregunto: esto de las elecciones, ¿es algo bueno o malo que nos deja el 2015? Para gustos, los colores.

 

No quiero hacer balance de ningún tipo ahora que cerramos el año, eso lo dejo para los contables. Pero sí que creo que en este año –como en todos– han pasado muchas cosas que destacar y que van a marcar los siguientes: las elecciones en Andalucía, las elecciones municipales y autonómicas, el proceso separatista de Cataluña, –bueno, lo anterior como si no lo hubiera puesto–, el terrorismo yihadista, las elecciones generales y, por supuesto, todos y cada uno de los acontecimientos que nos han dejado huella individualmente este año que finiquitamos. Lo único que quiero decir es que nuestras acciones y actuaciones presentes van a marcar el futuro, por eso debemos hacer las cosas con consenso y, como decía un antiguo profesor, ‹‹con cabeza››. El mundo, y siendo un poco egoísta y llevándolo a una concepción más patriótica y concreta, nuestro país, se puede cambiar; pero de eso solo somos responsables nosotros. Así que empecemos por tomarnos un poco más en serio lo que hacemos, porque todos somos responsables de todo y quizá lo que yo esté haciendo ahora está perjudicando a un vecino que se encuentra a cientos de kilómetros. O quizá la decisión que voy a tomar hoy me va a acompañar para toda mi vida y, una vez que damos el paso, las consecuencias pueden ser terribles y nadie puede retroceder.

 

Cerramos un libro más. Toca abrir uno nuevo, ‹‹…pues se va la vida apriesa / como sueño››. Ya se percató Jorge Manrique.

 

¡Feliz Año Nuevo!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: