Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

La injusticia de las selecciones y Segunda División

Dani Hernández no podrá jugar con el Real Valladolid ante el Racing al tener que irse con la Selección de Venezuela a disputar partidos oficiales.

Vuelve a ocurrir ahora que el Real Valladolid ha caído de nuevo a Segunda División. Llegan los compromisos internacionales de las selecciones de fútbol, y aquellos jugadores que resultan ser de nacionalidades poco habituales tienen que marchar a disputar partidos... mientras el club se queda colgado. Esto es así.

 

Vaya por delante que este post no lleva la intención de reabrir el debate de la portería del Pucela, nada más lejos de la verdad. Dani Hernández, que no podrá estar en Zorrilla este domingo ante el Racing, tiene sus virtudes, igual que las tiene Javi Varas. Repito, no es el objetivo de estas líneas.

 

¿Que cuál es? Sencillo. Tratar de ensalzar la vergüenza que supone que un jugador tenga que abandonar su club, el que al final le paga, para tener que defender a su selección. Una causa muy noble, pero en la que al final el que sale perdiendo es el que pone el vil metal. Debe ser de los pocos casos en este mundo.

 

Imaginen por un segundo que el segundo portero del Real Valladolid, fuera quien fuera, tuviese que marcharse también por el mismo motivo. El Pucela pagaría a dos guardametas... para acabar tirando del chaval del filial. ¿Justo? No. ¿Surrealista? Sí.

 

Esto no deja de ser una muestra más de lo mal organizada que está en muchos casos la Liga de Fútbol Profesional, que no puede detener el calendario de Segunda División al ser tan amplio (42 partidos más play off) para que el jugador en cuestión pueda estar una semana con su club y en otra presente con los colores de su país, algo que sí ocurre en Primera.

 

Pongamos otro ejemplo. ¿Se imaginan a Messi dejando de jugar con el Barcelona por hacerlo con Argentina? ¿A Diego Costa por hacerlo con España? Yo tampoco.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: