Fotico original

Pulsa Start

Toño González
Blog de Toño González

Canssassin’s Creed

Repaso a una saga que ha utilizado la repetición y el cuentagotas como fórmula de negocio.

Assassin’s Creed fue el primer juego que me pasé en PlayStation 3, allá por 2007. Recuerdo como si fuera ayer los primeros pasos de Altaïr en Damasco, Acre y Jerusalén, las ciudades protagonistas de esta primera entrega, ambientada en las Cruzadas, en lo que supuso una revolución en el mundo de los videojuegos. Después de meses de hype y uno de los tráilers que más expectativas ha creado en los últimos años, el resultado no defraudó.

 

Bastante lineal en su desarrollo –es una aventura a la que se le notan los años si se vuelve a jugar hoy- el encanto de este primer Assassin’s estaba en su historia, sus nuevas mecánicas de sigilo mezclado con acción y sus gráficos, que supusieron un verdadero salto para los que veníamos de jugar en la anterior generación de consolas. Además, su argumento concluía con un misterio que disparaba las ganas de seguir jugando.

 

Altaïr fue el encargado de inaugurar la franquicia Assassin's Creed (Ubisoft).

 

Después del gran sabor de boca que dejaron las aventuras de Altaïr, los jugadores esperábamos con ansia la segunda entrega, que se preveía segura tras el éxito cosechado por el primer juego. Assassin’s Creed II mejoró, en noviembre de 2009, todo lo presentado por su antecesor, siendo conservador en cuanto al desarrollo del juego pero introduciendo novedades suficientes para que cualquier fan, tanto de la saga como del género, lo colocara en un puesto destacado dentro de su lista de favoritos.

 

Manteniendo a Desmond Miles como protagonista e hilo conductor, Ezio Auditore fue el personaje estrella de esta entrega –y de varias posteriores-, enmarcada en el Renacimiento italiano y con nuevas localizaciones. Florencia, Venecia y Forlì se desplegaban ante el jugador en todo su esplendor, ofreciendo tres nuevos escenarios que disfrutar. Para muchos jugadores –entre los que me incluyo- ésta ha sido la mejor entrega de la saga hasta la fecha.

 

Assassin’s Creed: Brotherhood llegó tan solo un año después que el segundo episodio, para sentar las bases de la estrategia que Ubisoft, la compañía responsable de la criatura, seguiría desde ese noviembre de 2010. Manteniedo a Ezio como figura principal, la historia continúa esta vez en Roma, siendo éste uno de los pocos cambios que se introdujeron en el juego. De esta forma, no parecía otra cosa –ni pretendía serlo- que un nuevo capítulo de un producto al que ya habías jugado.

 

Escena ingame de Assassin's Creed: Revelations (Ubisoft).

 

Revelations, cuarta entrega de la seria y tercera de Ezio, más que un juego fue un epílogo que sirvió para aclarar algunos puntos oscuros de la historia, exprimiendo aún más un juego que ya se hacía repetitivo entre la comunidad de jugadores. Estamos en noviembre de 2011 y han pasado dos años de Assassin’s Creed II, pero seguimos jugando a lo mismo.

 

Tras recibir numerosas críticas por exprimir lo amargo del limón, en octubre de 2012 los señores de Ubisoft se sacaron de la manga la tercera entrega numerada de la serie, con un nuevo protagonista -Ratonhnhaké:ton o Connor, para los amigos- y una nueva ambientación, la Revolución Americana. En esta ocasión, Ubisoft realizó cambios significativos en la jugabilidad y en las mecánicas y los gráficos mejoraron sustancialmente respecto a las anteriores entregas. Por fin se notaba una evolución en la serie, comparable a la que supuso el salto del primer al segundo capítulo, pero adaptada a los tiempos.

 

Assassin's Creed III se ambientó en la Revolución Americana (Ubisoft).

 

Sin embargo, y para probar de nuevo que los jugadores no somos más que humanos, y como tales tropezamos dos, tres y las veces que haga falta con la misma piedra, la sabia compañía repite estrategia. Un año después –octubre de 2013- Assassin’s Creed IV: Black Flag ve la luz. O lo que es lo mismo, ve la luz un Assassin’s Creed que se parece mucho al III y del que extrae y explota una de las novedades que más habían gustado a los jugadores: las batallas navales. También cambió de protagonista y de ubicación, faltaría más.

 

Que conste que en este repaso a la saga solo me he detenido en los episodios “principales” que han aparecido en las consolas de sobremesa, y no he nombrado los spin offs, libros, cómics y películas de animación a los que ha dado lugar este producto de entretenimiento.

 

Assassin's Creed: Unity, el estreno de la saga en la nueva generación de consolas (Ubisoft).

 

En el horizonte cercano –esto es, finales de 2014- está Assassin’s Creed Unity, para Playstation 4 y Xbox One, ambientado en la Revolución Francesa y lo que parece ser una nueva vuelta de tuerca a la serie y al negocio, llamado Assassin’s Creed Comet y que promete volver a la Roma de los gladiadores en PlayStation 3 y Xbox 360. Que el ritmo no pare, que parece que no nos cansamos.

 

@ant0ni0


Estoy jugando a: Bioshock Infinite (PS3).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: