Identidad corporativa ¿quién es mi empresa?

Tarjeta detail

Nuestro proyecto empresarial debe tener identidad propia, identidad corporativa. Los pasos para definir nuestra identidad pueden no estar claros,  dejándonos llevar por modas o gustos sin un sentido concreto. Os propongo unas claves  para definir vuestra identidad corporativa:


1) La base, decidir un nombre, un nombre que evoque claramente la razón de ser de tu negocio.  Además debe ser atractivo y capaz de retenerse en la mente del consumidor. “Zapatería Maite” es un nombre que indica claramente la razón de tu negocio, pero no transmite nada.  Otros nombres como “Tacón”, “Charoles”, etc. son nombres más fácilmente recordables y atractivos, por que activan ideas, sensaciones, recuerdos, en la mente del consumidor (sensualidad, infancia, cariño materno etc.). Elige el que vaya con tu filosofía y razón de ser empresarial. Pongamos que montamos una zapatería infantil, usaremos “Charoles” como nombre, evoca la infancia de las madres, incita a entrar y revivir, nuestra zapatería es de calidad pero a precios razonables. Ya tenemos nuestra identidad verbal.


2) Ahora debemos elegir un color o colores (preferiblemente no más de dos colores, las cosas simples se recuerdan mejor), una imagen o signo, una tipografía;  por ejemplo, un rojo brillante,  combinado con otro que suavice, un esbozo de un zapato de charol, una tipografía redondeada un poco infantil, pero con cierta elegancia. Ya tenemos nuestra identidad visual.


3) Combinando ambas identidades, la verbal y la visual, obtenemos nuestra identidad corporativa;  un nombre que nos define y que transmite algo al cliente, reforzado por una tipografía, diseño y colores que se suman a ese significado.


4) A partir de aquí la coherencia debe guiar nuestros pasos, en grandes empresas se llevan a cabo, libros de estilo, libros de imagen corporativa, manuales de uso de identidad corporativa.  En nuestro caso guíate por lo que tienes, la identidad verbal, cuya filosofía, orientará el significado de los contenidos publicitarios, slogans etc. y la identidad visual, que te marcará la imagen gráfica a proyectar.

 

Hemos obtenido a través de la identidad corporativa una marca, la marca por su relevancia será motivo de desarrollo “post – terior”.  Si no has pillado el chiste mal vamos.

 

Consejo: no confundas identidad corporativa, lo que quieres transmitir, con imagen corporativa, lo que realmente transmites y lo que el cliente percibe.

 

    Resumen y conclusión:


Sigue los pasos, no te dejes llevar por modas o gustos personales, piensa siempre en la razón de ser de tu empresa. Se coherente, mantén la misma identidad en papelería, uniformes, vehículos, etc. y por supuesto en las acciones de publicidad, marketing y relaciones públicas.

 

    La próxima semana “el atracón publicitario Navideño”. 

Comentarios

Prisciliano 27/11/2014 16:22 #4
¡Qué bien que, en Ávila, sintamos inquietudes por el mundo empresarial! A veces, da la impresión de que sólo nos interesan la mística, la poesía, el patrimonio histórico... Y, sin dejar de lado esos temas, conviene que nos ocupemos también de otros que nos proporcionan trabajo y pan. Enhorabuena, Juan Luis.
mgandariascarmona@gmail.com 25/11/2014 15:14 #3
Hoy a las 1:17 PM Felicidades por tus aportaciones a la cultura empresarial en este país. Fuerte abrazo Manuel
. 25/11/2014 14:53 #2
Leer ideas, sobre temas empresariales que vienen de jovenes, de nuestro país, es muy necesario, dando que nos estamo dejando influenciar por multinacionales extranjeras. Gracias por colaborar en el desarrollo empresarial con tus ideas. Pilar
Casper 25/11/2014 12:59 #1
A veces el nombre de toda la vida es bueno por que ya te conocen

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: