Ihernandez original

Protókollom

Isabel Hernández

Una boda a la portuguesa

Acabamos casi de estrenar mayo y con él empieza la época de la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones), y hasta el mes de octubre a todos nos puede tocar ir a eventos de este tipo invitados por familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.

 

La semana pasada comenzó para mí la temporada de eventos, bueno comenzó y terminó porque este año, gracias a Dios (a la virgen o a quien sea) no tengo ningún “compromiso” más. He puesto compromiso entre comillas porque si alguien te invita no es un compromiso sino que quiere compartir contigo uno de los momentos más especiales de su vida, y debería ser un halago que alguien quiera tenerte entre sus invitados más importantes.

 

Si la boda es pequeña en cuanto al número de invitados, como a la que asistí en Portugal, entonces es que la importancia en sus vida es mucho mayor. Yo por lo menos así lo sentí, y aunque no suelo llorar en las bodas, porque es un momento de alegría, hasta llegué a emocionarme (no lo hice ni en la mía, ni en la de mis tres hermanos casados, ni en la de mis primos….bueno creo que no he llorado nada más que en esta boda. Siempre hay una primera vez para todo).

 

Lo primero que hay que hacer cuando te invitan a un evento en otro país es saber si las cosas se hacen de forma diferentes según el protocolo o no, para no “meter la pata”. Y cada vez es más común encontrar bodas en las que uno de los contrayentes es de otro país o de otra cultura y es bueno que en la boda se sigan tradiciones de ambos para que uno no sea más protagonista que otro.

 

En cuanto al rito del matrimonio, la Iglesia Católica “es universal”, es decir, que el sacramento es igual en todos los países del mundo, aunque se incluyen algunas pequeñas excepciones. Por ejemplo, en Portugal la diferencia más reseñable es que en vez de llevar un padrino, los novios llevan dos padrinos. Lo demás es igual, salvo que en este caso y por deferencia de los novios parte de la ceremonia fue en español y parte en portugués.

 

Aunque lo realmente diferente y en lo que quería fijarme hoy es en el banquete, que en Portugal dura unas doce horas, y que os voy a enumerar porque todavía me pasa todo lo que comí, y eso que bailé como una loca para quemarlo jajajaja.

 

  1. Copo de agua: los novios antes de la ceremonia reciben a sus invitados en casa, mientras se arreglan y desde allí van todos juntos a la ceremonia (iglesia, juzgado, ayuntamiento, etc.). En nuestro caso se hizo el día de antes para recibir a los invitados, ya que todos hacían un largo viaje y era una forma de ir rompiendo el hielo (lo conseguimos a base de albariño y orujo casero, así que después de una hora “todos de la familia”).

 

  1. Mientras los novios se hacen fotos se recibe a los invitados con un cóctel: pero la duración es algo más larga que en España. Suele durar unas dos horas en las que se degustan todo tipo de aperitivos fríos y calientes, que se sirven los propios invitados, tipo buffet.

 

  1. El almuerzo (que es como se denomina la hora de la comida en protocolo): para los que no lo sepan en Portugal se suele comer sobre las 12,30 ó las 13,00, como en el resto de Europa (horario al que los españoles todavía ni hemos ni creo que no nos adaptemos jamás). La hora de empezar a comer fue sobre las 16 horas, y el menú tenía un entrante, un pescado y una carne, cerrando la comida un postre con una tarta. Terminamos sobre las 19,00 horas.

 

  1. Tarta de novia: aquí no se llama tarta de novios, sólo es de la protagonista del evento, la novia. Y la forma de repartirla y cortarla no es como en España, aunque los novios compraron una “espada toledana” para seguir compaginando cosas de España y Portugal.

 

  1. Buffet de tartas, quesos y fruta: en la boda estuvieron los novios haciendo sorpresas para sus invitados, nos estuvimos moviendo, bailábamos entre plato y plato, etc… Pero sin haber terminado de comer los camareros trajeron otras 14 tartas diferentes, todas caseras ya que Portugal tiene una gran tradición pastelera (y qué postres…ummmmmmmmmmmmmm para chuparse los dedos). Un montón de fuentes con fruta fresca y varias tablas de quesos, membrillo (bueno en el país vecino lo llaman mermelada), etc.

 

  1. Queimada: la zona de Portugal a la que fui hace frontera con el río Miño y Galicia, así que para hacer la digestión nada mejor que una queimada.

 

Bueno si hacéis la cuenta estuvimos más de doce horas comiendo y bebiendo y eso que una parte la trasladaron al día de antes…..sólo me arrepiento de una cosa no haberme llevado el tupper para traerme a casa algo de comida jajajajaja.

 

En cuanto a la vestimenta me llamó mucho la atención el traje del uno de los padrinos, que iba de Capitán de navío, porque había trabajado durante un tiempo en la mar y los zapatos elegidos por la novia que no eran blancos, bueno y que luego decidió cambiar por unas zapatillas de deporte; los dos poco protocolarios, pero era su boda y ella era la que tenía que elegir (se lo recordaré siempre).

Comentarios

Juan 13/05/2013 10:21 #1
Se caso la sobrina de Gorka..y fue muy divertida

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: