Ihernandez original

Protókollom

Isabel Hernández

Que daño nos hace la globalización

 

Las cosas ya no son lo que eran y debido a Internet, Hollywood y la rapidez con la que se transmite la información, las tradiciones se exportan de un lugar a otro, y siempre ganan los que controlan el marketing: los americanos.

No soy tan mayor (o sí, quien sabe) pero cuando yo era una niña e incluso adolescente no me he disfrazado nunca en el Día de Todos los Santos (ahora se llama Halloween) sino que se compraban buñuelos y huesos de santo y la gente iba en familia a los cementerios a limpiar la lapida de los difuntos y poner flores (aunque muchos de ellos no volvían hasta el año siguiente).

Ahora en algunos colegios (incluidos los concertados o religiosos) hasta se organizan fiestas en las que todo el mundo va disfrazado de zombie o muerte, entre otras lindezas. Pero si eso antes sólo se hacía en Carnaval, y ni siguiera en todos los sitios: estudié la carrera en la Universidad Pontificia de Salamanca y éramos los únicos €œpringaos€ que íbamos a clase en esta fiesta €œporque es una fiesta pagana, en la que vence el pecado€.

Aunque lo primero que tengo que decir es que la mayoría de las fiestas y celebraciones que se realizan en torno a la religión católica (que es la que profesa un gran número de españoles, aunque sólo sea de boquilla) vienen de tradiciones paganas o incluso de otras religiones más €œabiertas€ como lo era por ejemplo la religión en el Imperio Romano, que con el fin de que todos los pueblos conquistados se sintieran parte del mismo iban incorporando sus tradiciones o sus dioses, y así convivían todos €œen amor y compañía€.

Cuando la religión cristiana se convierte en la religión oficial del Imperio, muchas de esas tradiciones se conservaron y reinventaron, adaptándolas a las enseñanzas de la Biblia y de otros textos religiosos.

La fiesta de Halloween data de los pueblos celtas que celebraban la venida de Samhain (algo así como el demonio o la oscuridad). Realmente lo que se celebraba era la venida de la época con menos luz (la época oscura) y el fin de la temporada de cosechas, del verano. Esta tradición, que se celebraba en los países del norte de Europa y en Irlanda, pasó a América y ahora nos viene de €œrebote€ a nosotros eliminando nuestras tradiciones.

Pregúntale a un niño de diez años si sabe lo que es Halloween y te dirá que si €œquieres truco o trato€. Los supermercados y tiendas de todo tipo están plagados de chucherías, comida, disfraces, etc., en forma de fantasmas o calabazas, de muertos vivientes y otros seres venidos del más allá.

Sin embargo, muchos de ellos, por no decir todos, no sabrán que es una €œcalgotada€: una fiesta que se celebraba en muchos pueblos de nuestra provincia como Arenas de San Pedro, Casillas, Hoyocasero, El Tiemblo, Piedralaves entre otros, en la que todos se iban al campo a asar castañas y se comían acompañadas de higos secos o granadas, o incluso otro tipo de frutos secos.

Por tanto, deberíamos preservar lo que es nuestro, que tiene más de 2.000 años de historia y no dejarnos €œinvadir€ por una sociedad como la americana que tiene apenas tres siglos de historia, pero cuyas tradiciones les vienen de este lado del océano, aunque las han €œmaquillado€ para salir bonitas en la foto.

Debemos seguir preservando lo que es nuestro y no dejarlo morir a la sombra de una cultura y tradiciones que no nos pertenecen.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: