Ihernandez original

Protókollom

Isabel Hernández

Esos grandes profesionales: los voluntarios

 

El otro día saltó la polémica porque dos voluntarios de los Juegos Olímpicos de Londres no permitieron la entrada de la Reina, Doña Sofía, y de los Príncipes de Asturias para felicitar a uno de los deportistas españoles que había obtenido medalla. Concretamente al taekwondista, Nicolás García.

Y como siempre sucede en las redes sociales ya salieron los que dijeron que si tenían que saber quiénes eran, que si se pasaban de listos, que nos tienen manía, que esa gente no sabe lo que hace, etc. Bueno y otros que aprovecharon el mal entendido para hacer bromas o meterse con los miembros de la familia real, pero ese no es el asunto que nos ocupa.

En protocolo, y en otros ámbitos de la vida, es muy importante la labor que hacen los voluntarios.

Porque al contrario de lo que la gente cree, lo importante a la hora de realizar un trabajo no es la remuneración económica que recibes; existen muchos estudios sobre búsqueda de empleo que revelan que lo que más demandamos a la hora de encontrar o cambiar de trabajo no es ganar más dinero sino estar satisfechos con lo que hacemos.

Además, los voluntarios son PROFESIONALES del trabajo que están realizando; por ejemplo Médicos sin fronteras está formado por voluntarios del ámbito sanitario que ayuda en sus vacaciones a otras personas que no pueden acceder a un servicio médico; Protección Civil está formado por voluntarios expertos en seguridad, gestión de masas o temas sanitarios para atender a los ciudadanos en los pueblos y las ciudades; Cruz Roja está formada por una amplia red de voluntarios especializados en diferentes temas que ayudan en grandes catástrofes o en las pequeñas ciudades para que el día a día sea más “normal”.

Puedo nombrar otros muchos colectivos de voluntarios, pero todos tienen una cosa en común son expertos en un tema, disfrutan de lo que hacen, y lo hacen con la única recompensa de que todo salga como tiene que salir.

Voluntarios en los Juegos Olímpicos

Durante la celebración de un evento como los Juegos Olímpicos, que dura diecisiete días y que cuenta con varios escenarios trabajando al mismo tiempo, sería económicamente inviable contratar a todas las personas que ayudan a los asistentes a los diferentes actos.

En Londres se les ha bautizado con el nombre de "Gamemakers, es decir, los que hacen los Juegos. Porque sin ellos los deportistas se perderían, las delegaciones de los 204 Comités Olímpicos no sabrían dónde reunirse ni con quién (trabajo diplomático, por ejemplo, esencial para la candidatura de Madrid 2016), o los espectadores no sabrían cómo ir al waterclose o donde comprar un refresco (no pongo marcas que nadie nos paga).

Han participado 70.000 voluntarios,  procedentes de 70 países, entre ellos España, que han sido seleccionados entre miles y miles de candidaturas, con perfiles muy concretos. Y además, son muchos, los que a su pesar, se han quedado fuera.

Desde el punto de vista protocolario es una forma de aprender cómo se hacen los eventos en otras partes del mundo, adquirir experiencia, o simplemente estar en el sitio más importante, y muchas veces con la gente más importante del mundo, haciendo lo que te gusta.

He conocido a grandes profesionales del protocolo que durante sus vacaciones seguían trabajando como voluntarios, ayudando en la organización de eventos.

Así que termino mi blog dando una medalla de oro a todos los voluntarios de Londres 2012 y de todas las ONG u organizaciones del mundo, porque realizan un trabajo maravilloso y muchas veces no valorado.

Y además, me voy apuntando de voluntaria para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y para la candidatura de Madrid 2020.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: