Ihernandez original

Protókollom

Isabel Hernández

Cuestión de narices y otras “serpientes de verano”

 

Todo empezó el pasado jueves, si os digo la verdad pensé que este verano no tendría muchas cosas de las que escribir sobre protocolo. Pero no hay día que no me levante con algo digno de contar, pero ya sé que estáis en la playa, en el campo o en la piscina, mientras yo, pobre mortal, soy de esos que no tiene una casa de verano como cualquier miembro de alta alcurnia que se precie.

Así que, para no interrumpir esas merecidas vacaciones, o ese periodo de “disfrutar” de la familia propia y ajena, os voy a traer algo “light”, para que no se os note con ese bikini minúsculo que os habéis comprado este verano.

Lo primero que me encontré el jueves pasado fue una noticia sobre el Rey, acudía a una visita en el Estado Mayor de la Defensa y tropezó con el escalón. Un golpe limpio que no afectó a su cadera pero que le dejo la nariz hecha un Cristo. Y en vez de irse a casa a que le curarán y esperar a que se le pasará la hinchazón, ni corto ni perezoso se puso delante de las cámaras, sabiendo que tendría chistes para rato.

El Rey después de darse un golpe en la nariz

Otra de las noticias que veía esta semana es el cierre de dos embajadas Españolas y varios consulados con el fin de ahorrar costes. La verdad es que el ahorro es tan pequeño que casi no se notará (1 millón de euros en el alquiler y personal de una de ellas al año); pero como decía un anuncio de la tele “tacita a tacita” … podemos ir reduciendo gastos.

Deberían aprender las Comunidades Autónomas que en su afán por el boato tienen abiertas más embajadas que el propio país, y eso que legalmente está prohibido, eso sí sería ahorrar. Por qué díganme ustedes que pinta una embajada de Cataluña en el centro de Rusia si no tienen dinero para pagar los medicamentos de sus conciudadanos. Afán de protagonismo y derroche a partes iguales.

Siguiendo con los temas diplomáticos Obama a tenido un pequeño altercado por mandar una foto sujetando un bate de beisbol mientras habla con el presidente turco. Y claro la oposición turca ha puesto el grito en el cielo: que si les están dominando, que menuda actitud (o aptitud que todo puede ser), etc…Y eso le pasa al presidente de los EE.UU. por intentar ser tan natural, no es la primera vez que se le critica por eso, y seamos sinceros si no sabemos si estaba hablando con los turcos, con el noviete que su hija se ha buscado este verano o con su suegra, que todo puede ser.

Obama y el bate de béisbol

No podemos pasar de largo el triste aniversario de los 67 años desde que EE.UU. lanzó la primera bomba atómica sobre Japón. Todavía hay muchas heridas abiertas, cada vez menos por el paso del tiempo y porque ya no quedan muchos de los protagonistas directos de esta historia. Pero es un hecho que cambio el curso de la Historia y que siempre debe permanecer en nuestros corazones para que no se repita.

Bueno pero voy a pasar a otras cosas más entretenidas para alegarnos este caluroso día de agosto. El baile de la rosa que se ha celebrado en Mónaco cada vez tiene menos glamour, si Rainiero y Grace levantarán la cabeza. Alberto y Charlen hacen todo lo posible por aparentar que se quieren, pero no he visto una princesa más triste ni en los cuentos que me contaban de pequeña (que todas empezaban sufriendo y llorando). Esperemos que como en los cuentos el final sea feliz, pero mucho me temo, por la pobre princesita, que los cuentos ya no son lo que eran.

El Baile de la Rosa

Lo que sí ha tenido su gracia, y mucha, es ver al alcalde de Londres colgado durante un rato en una tirolina que se quedó atascada antes de que pudiera bajar. Como buen inglés, en vez de ponerse nervioso y despotricar contra los organizadores, le dio por hacer chistes de la situación y pasar el rato de la mejor forma posible. Total no le quedaba otra.

Y hablando de gente que no se da importancia, y sigue siendo como siempre, hay que nombrar a Amancio Ortega. Ayer nos enteramos que es el tercer hombre más rico del mundo, después de Carlos Smil y de Willy Gate. Y es que “el dinero no da la felicidad”, pero eso sólo lo dicen los que aparecen en esas listas y sino preguntárselo a cualquiera de los mortales. Un señor que no le gusta aparentar y que se comporta como un señor por donde va.

Amancio Ortega el día de la boda de su hija

Y ya por último, voy a cerrar este recorrido por las cosas “protocolarias” de la semana con la visita de Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxó a la Zarzuela para hablar con el Rey. Si el otro día os hablaba de la elegancia masculina, ellos no son un ejemplo en el que fijarse. Les mandaré el blog para que se lo lean y vayan tomando notas. Si no estás acostumbrado a llevar traje y corbata, ponértelo obligado y que se note hace que parezcas un …… (que cada uno ponga el calificativo que quiera, que yo debo ser protocolariamente correcta).

 El Rey con Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxó

Si ya sé que hoy me he pasado con la ironía, debe ser por las “serpientes de verano”, prometo que la semana que viene seré más comedida. Bueno de aquí a entonces, el mundo da muchas vueltas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: