Julio lopez silueta original

Pienso, luego existo

Julio López

Elecciones: ¿Qué votar?

El domingo 24 se celebran las elecciones municipales y autonómicas en un ambiente de euforia económica, donde las grandes cifras macroeconómicas parecen avalar el mantra de la recuperación económica con la que se nos bombardea a los ciudadanos de unos meses a esta parte desde los distintos gobiernos “populares”. A este respecto, quiero decir tres cosas.

 

Yo soy partidario de que el 24 de mayo se vote en función de la valía de los candidatos, pero en función de los candidatos “locales”, no de los que se dedican a dar mítines por toda España, diciendo en cada caso lo que el auditorio quiere escuchar, y tratando a estas elecciones autonómicas y municipales como simples primarias de las generales. En ese caso, hay votaciones que no tendrían color, como las del Ayuntamiento de Palencia, por poner un ejemplo, donde os animo a que comparéis lo que os transmiten las fotos de los carteles de campaña de los cabezas de lista de los principales partidos, porque si la cara es el espejo del alma…

 

Desearía que el 24 de mayo se votase en función de las expectativas generadas por el programa presentado por cada formación política, una expectativas que dependen de la credibilidad de quien lo presenta, del grado de participación de la ciudadanía en su confección, y de la ausencia de promesas que más allá de ser simples ocurrencias irrealizables, confirman en esos casos el desprecio de la  política hacia la ciudadanía (como la propuesta del partido “Barcelona En Comú”, que lidera las encuestas de intención de voto en Barcelona, cuya cabeza de lista, Ada Colau propone crear una moneda local para Barcelona…). Una ocurrencia como la de no pagar la deuda, propuesta hecha hace un año por D. Pablo Iglesias (Podemos). Sin palabras. Eso sí. Ellos no son casta.

 

Por último, a mí me gustaría que el 24 de mayo se votara en función de la labor de gobierno o de oposición realizada en la legislatura que acaba, pero de la labor hecha en cada municipio o cada Comunidad Autónoma, no en función de idas o venidas económicas globales que permiten atribuir la responsabilidad de los datos al Gobierno de España de turno. Hace cuatro años la excusa para no votar al PSOE fue su mala gestión económica nacional, cuando la crisis era mundial. Y hoy parece que el principal argumento para votar al PP, en todos los pueblos, en todas las capitales, en todas las CCAA, es que su buena gestión ha facilitado la recuperación económica (que es mundial, no nacional), confirmada por el último dato de crecimiento del PIB (el Producto Interior Bruto de España, lo que se produce en nuestro país), que creció a un ritmo del 0,9%, el doble que en el resto de Europa, lo que constituye el hilo argumental de los mítines de Mariano Rajoy y Juan Vicente Herrera… Da la sensación de que el milagro de los panes y los peces es una nimiedad si se compara con la increíble vuelta de calcetín que ha dado el actual Gobierno de España a nuestra maltrecha economía…

 

Claro que… lo que no cuentan es que en este primer trimestre del año, mientras nuestra economía “crecía” a ese formidable ritmo, también aumentaba en 40.000 el número de hogares españoles en que ninguno de sus miembros aporta un sólo euro de ingresos a la economía familiar, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el INE. En total, hoy existen en España 770.000 hogares (nada más ni nada menos que el 5% del conjunto de unidades familiares que hay en España), que no cuentan con nadie que perciba una nómina, una pensión de jubilación, un subsidio de desempleo o cualquier otro tipo de ayuda económica. Y es que desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones generales (finales de 2011), el número de familias sin ingresos de ningún tipo ha aumentado en 141.000, un 22,5%, y no parece que tenga visos de reducirse. Al contrario. ¿España va bien? Que se lo cuenten a ellos…

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: