Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

La muerte social del padre 

Francesco Tonuci siempre ha acertado con sus viñetas reflejando en ellas una imagen crítica del entorno social en el que vivimos. Esta viñeta, tomada de su libro €œLa soledad del niño€, refleja una de las situaciones que actualmente están padeciendo nuestros jóvenes y cuyas consecuencias las sufren, por un lado, los maestros y profesores en las aulas de nuestros centros de enseñanza y, por otro, el propio joven cuando accede al mercado de trabajo. 

María Calvo Charro, Profesora de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid, publicó el pasado mes de febrero un artículo en la revista Temas d€™Avuisobre el papel del padre en la sociedad de la ideología de género. De manera muy documentada y técnica describe cómo muchos hijos son huérfanos de padres vivos porque sus madres consideran a los hombres innecesarios y obsoletos en la sociedad actual. Así, desde diversos estamentos se está defendiendo la bondad de criar y educar a los hijos sin la presencia del padre.  Para muestra la película emitida el pasadodomingo por la noche en TVE1, €œUn pequeño cambio€ de Jennifer Aniston y JasonBateman.

La muerte del padre

En el mismo artículo, analiza lo que los psicólogos llaman el €œsíndrome de la función paterna en fuga€, es decir la muerte social del padre, el padre está presente pero no ejerce.La gran pérdida, dice Calvo Charro, no es del padre en sí mismo, sino de la paternidad como función insustituible. En palabras de David Gutman, la sociedad está fomentando la desculturización de la paternidad. El modelo social ideal y dominante de crianza en nuestra sociedad es el consistente de la relación madre-hijo.

Al leer el artículo, que como digo está muy bien documentado y técnicamente avalado, me acordé de un libro que hace unos años me regaló mi mujer por el día del padre, €œEl eclipse del padre€ de Cordes (2002). Fui a la estantería y repasé alguna de sus páginas. Enseguida descubrí unas líneas subrayadas a lapicero: €œsólo el padre convierte a la madre en un tú para el hijo. Sin él, la madre formaría una sola cosa, indisoluble, con el hijo, impidiéndole alcanzar su autonomía y acercarse a la realidad€.

Un pequeño cambio

Los que somos padres poseemos la experiencia vivencial de la veracidad de esta afirmación de Cordes. El hijo,y creo que más la hija, necesitan de la figura del padre para saberse algo distinto de la madre. La hija descubre su feminidad en la mirada del padre. El hijo se siente seguro y autónomo en la firmeza del padre. Pero, hay algo que el padre no puede ser: madre. Lo mismo le ocurre a la mujer, por más que quiera no podrá ser nunca padre. 

Calvo Charro analiza, al mismo tiempo, las ventajas que supone la presencia de la figura paterna en la personalidad de los hijos, entre otras: ayuda al hijo a percibir el sentido de los límites, le sitúa en el lugar que le corresponde, le ayuda a madurar, le facilita la compresión de la norma y de la ley. El infante que no ha experimentado el conflicto edípicoes, por el contrario, propenso a comportamientos asociales, violentos y agresivos, no encuentra límites.

El análisis de la rebelión social contra la figura del padre, al ser ésta€œpolíticamente incorrecta€ en la sociedad en la que vivimos, puede arrojar algo de luz y una perspectiva nueva sobre cómo abordar la crisis humana y social que padecemos. Así, si desde todos los estamentos públicos y privados se fortalece la familia, construida sobre la unión matrimonial entre un hombre y una mujer, el padre y la madre, se contribuirá sobremanera a la igualdad en la diversidad, a la comunión en la diferencia y al reconocimiento de toda persona por lo que es sin discriminación alguna.

Referencias:

CORDES, P.J. (2002). El eclipse del padre. Biblioteca Palabra. Madrid.

TONUCI, F. (1994). La soledad del niño. Editorial Barcanova. Barcelona.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: