Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

El misterio del hombre: el naufragio

Naufragio detail

El filosofo escocés Alasdair C. MacIntyre compara el mundo contemporáneo con un naufragio. Si un alienígena contemplara los restos de un hundimiento y lo intentara explicar y comprender, tendría muy difícil imaginar el bergantín que navegaba por el océano antes de la catástrofe sin conocer la tragedia que se le avecinaba. Reconstruir el velero le sería una ardua tarea y, aunque lo lograra, las fisuras quedarían marcadas para siempre en la estructura de la nave.

El mundo contemporáneo se afana cada día más, y es bueno, por conocer qué es el hombre, una pregunta que cada ser humano llevamos dentro y precisamos responder: ¿quién soy yo? Las diversas ciencias, cada una desde su perspectiva, buscan sin descanso dar una respuesta válida y veraz. Pero el dilema del hombre no se soluciona desde una visión parcial o técnica. Sin embargo, el hombre no es un problema, más bien es un misterio que se descubre y se resuelve en su propio cuerpo. El cuerpo del hombre nos habla con sus palabras, con su gramática y con su relato sobre la verdad propia a la persona. El cuerpo del hombre devela un misterio oculto para aquel que conoce su lenguaje.

 

Pero, al igual que el barco naufragó por una fractura estructural, el hombre contemporáneo vive resquebrajado por una ruptura en el ser. Sufre en su cuerpo la división entre su razón y su pasión, entre lo que piensa, lo que cree que debe hacer y lo que hace… Ha roto con su pasado y vive en un presente sin futuro y esperanza. Para los griegos, romanos y judíos, lo antiguo era signo de verdad; para la modernidad, lo viejo está añejo, precisa de una actualización digital, como dirían los ideólogos de género, una deconstrucción… El mundo ha dejado de ser el hogar donde vive y cohabitan los hombres y ha pasado a ser lo que cada hombre desee que sea. Ya no convivimos en comunidad, nos aislamos en la autonomía, en la autorrealización y en el autoconocimiento. El hombre contemporáneo vive descompuesto en y por su propio naufragio.

 

¿Cómo salvar al náufrago?

Para los antiguos griegos todo movimiento era fruto del amor: los astros se mueven en el firmamento por amor, la piedra cae por amor, un enamorado se dirige a su amada, por amor... Pero hoy, también hemos roto el amor, el amor original y primario, aquel que es la fuente de unidad de todo el cosmos.

 

Por ello, para recomponer el naufragio del hombre contemporáneo hemos de volver al amor original, al amor primero, al que todo ser humano recibió nada más nacer. El nacimiento nos habla de que somos por otros, de que no nos hemos dado a nosotros mismos el ser. El nacer nos vincula a nuestra madre, a su seno y a sus brazos, pero también a nuestro padre, sin su intervención la maternidad no hubiera sido posible. El náufrago de hoy sólo se podrá entender, comprender y reconstruirse en familia y haciendo familia. Es muy sano que, de vez en cuando, nos miremos a nuestro propio ombligo que nos recuerda y nos vincula a la verdad. Esa marca en nuestro vientre, al tiempo que habla de que el cuerpo es un don, un regalo, explica que el hombre sólo se podrá comprender a sí mismo cuando entregue su cuerpo, en su totalidad y exclusividad, como un don para dar vida. Esto, ni más ni menos, se vive y se realiza en la familia.

 

Notas

Imagen de http://www.sxc.hu

Macintyre, A. (1987). Tras la Virtud. Ed. Crítica. Barcelona.

Comentarios

GIGIA6 25/04/2013 17:14 #2
Comparto la idea del naufragio, pero todos diariamente contribuimos a ella. Nos hemos convertido en seres aislados, pero no solitarios y desde la propia familia hemos contribuido a ello (generalidad, la excepción confirma la regla). Hoy en muchas casas los hijos viven aislados, en el mundo de su propia habitación. Su ordenador con internet, su móvil, su televisión, su, su, su..... Hoy cuando el mundo está mas conectado y mas barreras han caido, mas nos hemos aislado las personas. Hay que cambiar esto y la única vía es el amor a la persona y no a los utensilios
J. Polo 24/04/2013 15:34 #1
"l náufrago de hoy sólo se podrá entender, comprender y reconstruirse en familia y haciendo familia". Me encanta, es indudablemente la única manera de superar el estado de infantilismo del hombre occidental actual Magnífico post, J.J.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: